Archive for the ‘Opinión’ Category

Cuba: Retrato Social de la miseria

Miércoles, junio 20th, 2012

Sociedad/ Reportajes de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

mendigo-1.jpg

Minúsvalido mendigando en las calles de La Habana. Pulse sobre la imagen para acceder al reportaje de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

Cubamatinal/ Cierto abogado definió la República Constitucional durante un juicio en los siguientes términos:

“…Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades, Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podría reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y ya sólo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos, y en el pueblo palpitaba el entusiasmo. Este pueblo había sufrido mucho y si no era feliz, deseaba serlo y tenía derecho a ello. Lo habían engañado muchas veces y miraba el pasado con verdadero terror. Creía ciegamente que éste no podría volver; estaba orgulloso de su amor a la libertad y vivía engreído de que ella sería respetada como cosa sagrada; sentía una noble confianza en la seguridad de que nadie se atrevería a cometer el crimen de atentar contra sus instituciones democráticas. Deseaba un cambio, una mejora, un avance, y lo veía cerca. Toda su esperanza estaba en el futuro. ¡Pobre pueblo! …”

Madrid, 20 de junio/ CM/ Cincuenta y tres años después, el ‘Programa del Moncada’, supuesta panacea para hacer de Cuba un pueblo que manteniendo las libertades sociales e individuales, llegara a la justicia social y exterminara la pobreza, no sólo ha suprimido la libertad, sino que ha sumido a la mayor parte de la población en la más ruinosa miseria.

Las bases de un fraude alevoso:  II Parte.

Como de abordar la realidad se trata, facilitamos a nuestros lectores, elementos de juicio, en los siguientes enlaces:

La mala vida de los médicos

Miércoles, junio 20th, 2012

Sociedad/ Salud Pública… ¿Suprema Lex?

cuba-medicos-encadenado-caricatura.jpg

Cubamatinal/ En Cuba, es clásico ya el chiste sobre el borracho con delirios de grandeza que dice ser portero del Hotel Nacional, pero en realidad es un simple cardiólogo o neurocirujano. El chiste quizás solo resulte comprensible para los cubanos, que sabemos perfectamente que en este extraño país es mucho más elevado el nivel de vida de cualquier persona con educación básica, que trabaje en el area del turismo, que el de un eminente medico especialista.
Por José Antonio Fornaris

La Habana, 19 de junio/ Cubanet/ Waldo es pedíatra, su salario mensual es de 573 pesos (menos de 23 dólares). Recientemente falleció su mamá, a los 94 años. Dentro de la pena que sentía, hizo un balance de su vida, y se detuvo en lo que había logrado obtener con su salario, tras casi 40 años de estar ejerciendo la medicina.
“Me sorprendí –cuenta Waldo-, porque me di cuenta de que lo único que he logrado adquirir es un sillón de aluminio, de esos que se ponen en el portal, que compré cuando estuve haciendo trabajo social en Isla de Pinos, y la bicicleta china. Todo lo demás, incluyendo la casa, fue comprado por mis padres antes de la revolución. Papá trabajaba en la Compañía Eléctrica, primero, como obrero, y luego, como jefe de brigada. Y mi madre trabajaba como pantrista en una clínica privada”.

Waldo ya tiene edad y tiempo de trabajo suficientes para jubilarse, pero no lo hace porque: “Voy a ganar mucho menos. Además, estoy esperando, a ver si logro que mi instalen un teléfono en la casa. Si dejo de ejercer, creo que nunca voy a tener un teléfono. Ahora al menos tengo la esperanza”

El suyo, es más o menos el cuadro de la mayoría de los galenos en Cuba. A muchos se les ve salir diariamente de los consultorios con una bolsa entre las manos. En ellas llevan algún regalito, casi siempre alimentos, que los pacientes les han dado. Si no fuera por esos pequeños regalitos de los agradecidos pacientes, muchos medicos pasarían hambre.

La miseria es también la razón por la que muchos tartan de que los envien a cumplir “misión” a otros países. Por regla general no les importa para dónde, el asunto es salir al extranjero. Algo que les da la oportunidad de ganar un poco más de dinero y de traer algunas cosas para sus familias.
Con tan hostil y frustrante situación y un futuro incierto, no es sorpresa par nadie que algunos, a pesar de la separación de sus familias que quedan como rehenes del gobierno en la Isla, aprovechen la salida al extranjero para cruzar alguna frontera y solicitar asilo en cualquier lugar.
A pesar de la poca remuneración y de sus vidas miserables, los mayoría de los médicos cubanos son muy humanos, excelentes y dedicados profesionales capaces de hacer milagros con los rudimentarios medios a su alcance, hospitals en ruinas y casi sin medicamentos que recetar a sus pacientes. Sería justo y razonable que el Estado cubano diera a nuestros medicos el reconocimiento y la compensación que merecen y dejara de utilizarlos como mano de obra semi esclava para alquilarlos a otros países con fines propagandísticos y financieros.
Supuestamente la educación en Cuba es gratuita y los médicos, como otros graduados universitarios, no pagan ni un centavo por sus estudios. Me pregunto hasta qué punto es eso cierto, si después de graduarse un medico debe trabajar toda su vida para el Estado por menos de un dolar diario.

La cautela en las reformas de Raúl Castro.

Miércoles, junio 20th, 2012

Opinión/ ¿Qué pasa en casa?

jacksonequivocado.jpg

Cubamatinal/ A los hermanos Castro nunca les ha importado el bienestar del pueblo de Cuba. Su forma de gobernar está enfocada en preservar a toda costa el poder y los privilegios que trae consigo y, de paso, creo que han  sentido una gran satisfacción en quitarles a sus compatriotas todos  sus derechos y hacerles la vida lo más dura posible, algo así como una especie de venganza.

Por Andy P. Villa
Miami, 19 de junio/ 100 y Aldabó.com/ Sin embargo, la situación económica, política y social se ha vuelto en  extremo preocupante y ellos saben que si ocurre un estallido social  pueden perderlo todo. De tanto apretar la soga se puede terminar  rompiendo.
Hay muchas personas que, con buena voluntad, han pensado que ahora con Raúl todo puede cambiar, que “no es tan malvado como su hermano”, que “es un hombre pragmático”, “un buen administrador”. Estas personas lamentablemente han olvidado que en los primeros 50 años de la “Revolución”, todo el tiempo estuvo Raúl al lado de Fidel como su mano derecha, como su hombre de confianza, aprobando o tolerando todas las locuras y maldades de su hermano mayor. Es tan culpable el uno como el  otro, como todos los que han estado a su lado o a su alrededor,  prefiriendo migajas de poder en vez de asumir una actitud decorosa.
Ahora, cuando Raúl se ve con la soga al cuello, ha tenido que empezar a aplicar una serie de reformas que, la mayoría, no ponen en peligro su permanencia en el poder, sino todo lo contrario, dan lugar a que muchas personas se mantengan ocupadas y piensen que son un poquito más libres, o un poquito menos esclavos, cuando pueden:
- Hospedarse en un hotel, aunque una noche les cueste más de lo que
ganan en un mes con su trabajo.

- Comprar o vender una casa, aunque solo se pueda tener una.

- Comprar o vender un auto, aunque solo sean cacharros y esté
prohibido adquirir un auto nuevo.
Pero, hubo una medida que Raúl Castro se apresuró a implementar y le ha costado bastante caro, es la liberación a la población de la tenencia de teléfonos celulares. Esto ha traído consecuencias funestas para la dictadura, ya que a diario la oposición emite noticias hacia  el extranjero, denuncia los desmanes de las fuerzas represivas, graban con sus celulares videos que evidencian la represión, se emiten  mensajes en Twitter, etc.

Es cierto que también han ganado muchísimo dinero con las tarifas  abusivas y desproporcionadas que han impuesto a la telefonía celular,  pero Fidel Castro siempre estuvo muy claro en que no valía la pena  arriesgar el poder por obtener más dinero. La economía siempre fue  para él un tema secundario ante lo político.
Me imagino que, al evidenciarse el error cometido, Raúl Castro haya  tenido que soportar las críticas de su hermano, su mentor y guía, el  maestro en el arte de las decisiones certeras y de ver más allá cuatro  o cinco jugadas en el tablero de ajedrez que representa su guerra  eterna en contra del “Imperialismo” y de las fuerzas progresistas del
pueblo cubano. Fidel debe haber puesto a Raúl como un zapato y debe haberle hecho entender que hay que tener mucha cautela con las siguientes reformas que ha anunciado.
Hay especialmente dos temas en los que el Gobierno debe tener mucho cuidado, pues reformarlos puede hacer peligrar la vida de la dictadura. Uno de ellos es la anunciada: “Reforma Migratoria”, que recientemente acaban de decir que “demora” y “está en estudio”. Aunque echen mano del tonto de Ricardo Alarcón de Quesada, siempre listo a  decir cualquier cosa que le manden con tal de demostrar su fidelidad y  mantenerse en la nomenclatura, como pieza anacrónica y remanente de los predilectos de Fidel.

Si Raúl lo llamara y le dijera que anunciara que mañana van a llover dólares o euros, en vez de agua; o que mañana no va a salir el Sol, no dudaría en pararse ante las cámaras y micrófonos y decirlo, aquel que fue puesto en ridículo por un estudiante universitario.
El otro tema es el de la Internet. Si con la liberación de los celulares ha ocurrido una avalancha de información, algo peor para el régimen y de previsibles consecuencias ocurrirá el día que se libere la Internet. Ya en la actualidad con todas las restricciones que hay, tanto tecnológicas como legales, la disidencia se las arregla para encontrarle rendijas al sistema y mantener páginas de denuncia en la web, blogs que se actualizan varias veces por semana, o noticias en varios portales sobre el tema cubano.

A partir de ahora, Raúl Castro deberá ser cauteloso y pensar bien que medidas toma, no sea que queriendo bajar el nivel de la presión social interna, cometa un error que pueda costarle el poder. Si es inteligente, y sigue los consejos de su hermano, se la pensará bien antes de cometer un error irreversible.

Un paso en falso puede trasladarlo, de la noche a la mañana, de tener todas las comodidades y ser dueño de todo un país, a una celda de por vida o a una ejecución dictada por un tribunal democrático.

Repoblar el descontento

Domingo, junio 17th, 2012

Cuba/ Viejas técnicas en no menos viejos escenarios

repoblar-el.jpg

Foto: Ángel Moya

Cubamatinal/ Recientemente la televisión oficial exhibió en las pantallas chicas de la Isla un documental de título “Hundan al Belgrano”. Como casi todo lo que oferta Mesa Redonda, se trató de una productora “independiente” y de la distribución se ocupó Telesur. El material en cuestión abordó el episodio bélico que concluyó con el hundimiento de un buque de guerra argentino durante la guerra de las Malvinas. La víctima fue el Belgrano, con sus marineros y oficialidad. ¿Los victimarios? Pues los ingleses y su Royal Navy.


Por Juan Gonzalez Febles

La Habana, 16 de junio/ PD/ Este episodio fue abordado desde sus aristas políticas y en él, se ponía de relieve las “tácticas” del viejo imperio británico para retener a las Islas Falkland. Una de ellas, -por cierto muy exitosa- fue repoblar las islas con súbditos británicos leales a su majestad. Elemental. Si en las islas viven ingleses, las islas son inglesas. Entonces, al menos en este día, cualquier autoridad ajena a la corona o que no hable inglés insular sin acentos ajenos, será vista –con derecho- por los pobladores como una fuerza de ocupación. En fin, las islas Falkland son inglesas, porque en ella, viven ingleses. Así de sencillo.

Desde hace un tiempo, en Cuba el descontento popular creció indetenible desde los juanes de esta tierra. Como la horda verdeolivo era en esencia rural, sin clase y de escaso vuelo intelectual,-nunca más allá del vuelo de un gato- podría pensarse que no habría mayores dificultades para desembarazarse de todos ellos de una santa y buena vez, pero no fue así. Aprendieron a conspirar y lo hicieron muy bien. Tuvieron los mejores instructores para ello. El viejo Partido Socialista Popular se encargó de la tarea.
Las primeras manifestaciones visibles del descontento emergente fueron enfrentadas con las herramientas tradicionales de fusilamientos y cárcel degradante. Tres jóvenes –dieciocho, veintiún y veinticinco años respectivamente- que irrumpieron en la embajada del Vaticano en La Habana, luego de ser entregados por los sacerdotes de la nunciatura a las autoridades -con cristiana y fatalista mansedumbre- fueron ejecutados luego de un brevísimo juicio sumario. A la madre de estos tres infortunados hermanos la sancionaron a veinticinco años de cárcel por no denunciar a sus hijos. Una clara muestra de  los límites que la horda verdeolivo impone al amor materno y la forma retorcida en que este es visto desde la óptica biraní.

Años más tarde, este mismo descontento se tradujo en el fusilamiento de tres infelices jóvenes negros habaneros,  también seguido de un brevísimo juicio sumario. Como ya ha sido destacado, pretendían llegar a los Estados Unidos, ¡en la lanchita de Regla! Como los anteriores, tampoco lastimaron a nadie. Pero la lógica y crueldad biraní fue implacable.

En la actualidad, la horda verdeolivo parece haber encontrado la piedra filosofal para trasmutar a su favor o reencauzar el descontento. Para ello cuentan con la labor de los consumados artistas de la Dirección General de Inteligencia (DGI) y la Dirección General de Contrainteligencia (DGCI) del Ministerio del Interior, la jefatura de Contrainteligencia militar (CIM) y la Inteligencia militar (IM) del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR). Ellos sentaron las bases de las nuevas tendencias en lo que podría llamarse, “Repoblar el descontento”.

Para repoblar el descontento, se promovió con el concurso de muchos y entre otras, de la llamada Fundación Panamericana para el Desarrollo -la benemérita FUPAD- a una interesante y conocida corte de sapingos. Aunque dejaron de ser noticia, sirven de ejemplos prácticos sobre cómo repoblar el descontento. Pero ciertamente, los más importantes no son estos ya conocidos sapingos. Los verdaderamente importantes se mueven aún entre las sombras.

El esfuerzo involucra además una sui generis “reconciliación nacional” que los contiene a todos. Allí tienen cabida religiosos de todos los colores. Desde la iglesia católica con su Papa, hasta la iglesia nacional con su cardenal, sacerdotes, laicos, etc. Además, hay protestantes, santeros, budistas y hasta musulmanes. También desde la sombra y la distancia, se mueven los sempiternos promotores ocultos de todas las cosas que nadie comprende.

Lugar primado para repoblar el descontento lo ocupa –y siempre de acuerdo a la receta inglesa- colonizar la disidencia. Para ello, unos desaparecerán y dejarán su espacio a otros que completarán el nuevo escenario. Para los nuevos colonos, habrá el espacio mediático que abrirán los promotores ocultos y el financiamiento lloverá desde las más inexplicables fuentes. Desde Saladrigas y Fanjul hasta ¡Telesur! Habrá de todo en esta viña, campañas mediáticas, medidas activas y al final, como joyas primadas, dos líneas de trabajo: mariconería de estado y reconversión racial.

Por supuesto que el escenario natural para repoblar el descontento y colonizar la disidencia son los Estados Unidos. ¿Dónde si no? Allí si se declara con tiempo, se puede hasta espiar y servir a un poder enemigo. Veamos algún ejemplo al azar. ¿De dónde saca la flamante líder de la campaña a favor de los cinco espías en USA, dinerito contante y sonante para colocar anuncios, en diarios de primera, que cuestan más allá de 100 000 USD? ¿Será Saladrigas? ¿Fanjul? ¿Telesur? ¿Los Castro? ¿Hugo Chávez?
Repoblar el descontento y posteriormente colonizar la disidencia cuesta. Falta saber con exactitud: ¿Quién paga y quién está detrás?

Nicaragua: esquilman a los pobres

Domingo, junio 17th, 2012

Latinoamérica/  Otra “familia” gobernante

cuentocartelortega.jpg

“Robolución”

Cubamatinal/ ¿No es acaso una sonora bofetada al sentido común que Daniel Ortega la juegue de redentor cuando ha burlado de modo reiterado y grotesco todas las mínimas y elementales limitaciones al abuso del poder?

Por Alberto Benegas Lynch (h)

Nueva York, 16 de junio/ Diario de América/ Es absolutamente inaudito que a esta altura del siglo XXI haya quienes se dejen engatusar por tiranuelos con aires revolucionarios que ellos y sus compinches y allegados se enriquecen de modo colosal a costa de una macabra y miserable explotación a los más necesitados. Y todo esto ocurre además de la aplicación de recetas estatistas fracasadas en todos lados donde se ensayaron. En esta breve nota periodística dejamos de lado este último aspecto para centrar nuestra atención en el primer tema mencionado en cuyo contexto tomamos solo un ejemplo para ilustrar nuestro punto.
¿No es acaso una sonora bofetada al sentido común que Daniel Ortega la juegue de redentor cuando ha burlado de modo reiterado y grotesco todas las mínimas y elementales limitaciones al abuso del poder? Arrasó con todo residuo de justicia, acometió todo tipo de fraude electoral para perpetuarse en el gobierno, invadió el legislativo a fuerza de chantajes, se enriqueció al arrebatar empresas de todos los ramos con el monopolio del sector externo para su usufructo personal engrosando sus cuentas en el extranjero para salvarse de las barrabasadas de su propia gestión, comanda el incendio de propiedades de los opositores y la violencia a quienes se animan a levantar su voz para denunciar estas atrocidades. Estas denuncias se conocen merced al coraje de personas como Luciano García, Elisabeth Romero, Francisco Valdivia, Maria del Carmen Solórzano y el valeroso diario “La Prensa” que aun resiste en manos de su corajudo editor en jefe Eduardo Enríquez e incluso han salido a la luz las truculentas maquinaciones del revolucionario de marras, expuestas por los propios ex simpatizantes de Ortega como es el caso de Carlos Mejía Godoy, quien por otra parte alega que su ex jefe se alzó con dineros del partido político que en su momento cofundaron.
Ahora el jefe sandinista está concentrado, esperanzado y alborozado con que se reflote la vieja idea de construir un canal en su país que compita con el de Panamá, para lo cual se requiere el concurso de un consorcio internacional en un proyecto que demanda treinta mil millones de dólares, idea que le presenta la posibilidad de jugosas mordidas personales.
Hasta su propia hijastra -Zolia Narváez Murillo- lo acusa públicamente de haberla violado reiteradamente cuando era niña, y que también dice que el padrastro copulaba con su empleada doméstica frente a esa hijastra.
Todo este escándalo se sucede en un clima en el que durante las dos últimas administraciones de Ortega (esta es la tercera ya que la primera surgió de un vergonzoso pacto con Arnoldo Alemán y luego se sucedió el interregno de la intrépida Violeta Barros de Chamorro), tal como consigna, entre otras entidades citadas en diversos trabajos de fuste, el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la desocupación se elevó a nada menos que el 25% con una reducción del poder adquisitivo de los que trabajan del 52% en el contexto de hogares bajo la línea de la pobreza que alcanza al 74% sin servicios básicos disponibles.
Este es el personaje que pulula por foros internacionales como la OEA declamando sobre la “justicia social”, la “redistribución de ingresos” y la “democracia participativa”, siempre abrazado con sus socios de opereta pertenecientes a la oligarquía gobernante de otros países latinoamericanos quienes también succionan los recursos de sus respectivos países en inmisericordes asaltos y atropellos del Leviatán.
Por supuesto que la situación anterior con la camarilla de los Somoza era una verdadera desgracia, la cual duró mientras tuvo el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos, tendencia iniciada por Theodore Roosevelt quien reconocía la malicia de la mencionada casta pero afirmaba respecto a uno de sus integrantes mafiosos “I know he is a son of a bitch, but he is our son of a bitch”. Luego Carter recurrió a todas las vías posibles y por haber para que los sandinistas ocuparan el poder, y cuando, mucho después, el gobierno estadounidense intentó reaccionar frente a la sustitución de una banda de forajidos por otra, resultó demasiado tarde.
Mario Vargas Llosa en un artículo titulado “Para la historia de la infamia”, después de dar detalles truculentos y horripilantes de las mencionadas violaciones sexuales de Ortega, escribe que el régimen fue convertido “en una dictadura tan corrupta y autoritaria como la que padeció bajo Somoza” y se sorprende de que “alguien capaz de semejantes iniquidades se halle de nuevo en el poder” en ese país que destaca es “el segundo país más pobre de América latina después de Haití”, nación centroamericana en la que la compañera del sátrapa, Rosa Murillo (madre de la violada), es “según algunos, el verdadero poder detrás del trono nicaragüense” para concluir que lamentablemente falta mucho “para salir de ese pozo de horror y vergüenza que llamamos subdesarrollo”.

Féliz Día del Padre

Sábado, junio 16th, 2012

Opinión/ Apuntes de una Periodista

nido.jpg

Foto Angélica Mora

Cubamatinal/ Me han sorprendido los cientos de entradas en mis blogs al post “Desde Mi Jardín: Oración”. Muchos lectores me han escrito para dar a conocer sus impresiones sobre el tema allí expuesto.

Por Angélica Mora
Nueva York, 16 de junio/ Les diré que tengo numerosas casas destinadas a los pájaros en mi propiedad y es un espectáculo edificante ver a estos seres alados formar sus nidos -con el consiguiente “enamoramiento”- acarreada de material, amor y cuidado del Padre con la Madre que empolla los huevos y luego alimentación y enseñanza de vuelo de los hijos.

Son buenas lecciones de la naturaleza. Muchas veces pienso que este y otros tipos de esta enseñanza  deberían ser captados como ejemplo por algunos seres humanos que olvidan o maltratan a sus hijos.
Para todos mis lectores aprovecho para desearles un muy Feliz Día del Padre.

Tiempo tiránico

Sábado, junio 16th, 2012

Latinoamérica/ Venezuela se fracturó las piernas en cavernas que le aíslan de las tendencias. El tiempo apremia. Nadie esperará por nosotros

the-quest.jpg

La magistral obra de Daniel Yergin “The Quest”

Cubamatinal/ La magistral obra de Daniel Yergin “The Quest”, evidencia que el planeta seguirá siendo un gigantesco devorador de petróleo por varias décadas futuras. El desarrollo de la nación amarilla conlleva la activación de una vertiginosa carrera por lograr abastecimientos duraderos y confiables. Las reservas probadas de Canadá, Brasil, China y Asia Central,  sumadas a las reservas de crudos no convencionales de EUA, “tranquilizan” la psicología de los abastecimientos. La tecnología mantendrá su ritmo evolutivo constante, permitiendo extracciones cada vez más ambiciosas, lo que multiplicará exponencialmente las reservas disponibles, dejando claro que los principales retos están en el factor humano, marcado por el ritmo de la política, el Derecho y las relaciones internacionales.

Por Juan Carlos Sosa Azpúrua

Nueva York, 15 de junio/ Diario de América/ Los países exitosos serán aquellos que logren ofrecer sabia diplomacia, los mejores incentivos fiscales, leyes claras y estables, contratos firmes y sometidos al arbitraje comercial, seguridad jurídica en todas sus fases y asociaciones competitivas, que afiancen el carácter emprendedor de las actividades petroleras. Los elementos geopolíticos deben capturarse dentro de una concepción globalizada de los negocios, donde los flujos de información y negociaciones deben ser expeditos, fundamentados en la confianza y el respeto mutuo.

Brasil y Colombia avanzan con un impulso asombroso. Dentro de poco, los cariocas serán la potencia petrolera de Latinoamérica, mientras que nuestro vecino colombiano es hoy uno de los escenarios más atractivos para las inversiones del conglomerado de empresas trasnacionales que impactan con inversiones que generan empleo y nutren la salud económica.

Venezuela se fracturó las piernas en cavernas que le aíslan de las tendencias. El tiempo apremia. Nadie esperará por nosotros.

¿Qué es diálogo y reconciliación? preguntó Román en público al Cardenal Ortega

Viernes, junio 15th, 2012

Sociedad/ ¿Mala memoria o mentiras convenientes?

roman.jpg

Pulse sobre la imagen  para acceder al vídeo de 1997 (primera parte) y desde este enlace para acceder a la segunda parte

Cubamatinal/ Un video donde Monseñor Agustín Román (mayo 1928- abril 2012) pide al Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, Arzobispo de La Habana,  que hable sobre reconciliación y diálogo, será presentado a inicios de julio con motivo de la inauguración de la página de Internet de la Archicofradía de la Ermita de la Caridad.

Miami, 15 de junio/ Martí Noticias/ El material videográfico, con duración de aproximadamente una hora, se grabó en agosto de 1997 en San Agustín, Florida, durante un encuentro donde religiosos cubanos exiliados y representantes del clero de la isla discutieron el Documento Final de las Comunidades de Reflexión Eclesial Cubana en la Diáspora (CRECED).

En aquella ocasión Monseñor Román, entonces Obispo Auxiliar de Miami, pidió al Cardenal Ortega , una definición: “qué es diálogo y qué es reconciliación para nosotros los católicos”.

La filmación aficionada la realizó Germán Rivas, uno de los asistentes al II Encuentro de CRECED y miembro de la Archicofradía de la Ermita de la Caridad, quien tenía en sus archivos la grabación del importante evento.

“Estas imágenes son un testimonio de la voluntad de Monseñor de vivir en comunión la Iglesia y la diáspora con el cubano de la Isla”, dijo Germán Rivas a martinoticias.com.

CRECED, tras varios años de estudio, análisis y debate, emitió un documento en la década de los noventa, que fue estudiado después en diferentes parroquias, templos y seminarios de la Arquidiócesis de Miami.

En el encuentro desarrollado en San Agustín en 1997 participaron también miembros de la Fraternidad de Religiosos Cubanos y de la Fundación Félix Varela.

Entre las figura participantes destacan Monseñor Román, y Monseñor Eduardo Boza Masvidal, de la diócesis de los Teques en Venezuela, y por Cuba, el Cardenal Jaime Ortega, y el entonces Obispo de Bayamo-Manzanillo, Monseñor Dionisio García.

José Luis Cano, Secretario de la Archicofradía de la Ermita de la Caridad declaró a martinoticias.com que “a raíz a de las declaraciones tan desafortunadas del Cardenal Jaime Ortega en la Universidad de Harvard en Estados Unidos la comunidad católica que conoció durante tantos años a Monseñor Agustín Román sabe muy bien que él era un hombre de reconciliación, pero de una reconciliación cristiana. El sería incapaz, nosotros que lo conocimos, de sugerirle a alguien o coartar a alguien para que no hablara de reconciliación, de diálogo”.

Declaraciones de José Luis Cano: Pulse para acceder al audio.

Cano, quien por años fuera también presidente de la Archicofradía, afirma que “es  importante que el mundo conozca que las declaraciones desafortunadas y desacertadas del cardenal Ortega no son verdaderas; que monseñor Román siempre fue un hombre de reconciliación y de diálogo dentro del marco católico y siempre fue un hombre abierto al ecumenismo y abierto a la reconciliación cristiana”.

Tanto Rivas como Cano y miembros de la archicofradía, tienen planes para preservar el legado del llamado Obispo de los exiliados. Por ejemplo, expandir la catequesis, especialmente para la formación católica de las personas recién llegadas de Cuba, asunto primordial para Román; hacer obras de caridad;  y construir un mausoleo en el Santuario de la Ermita donde descansarán sus restos hasta que puedan ser llevados a una Cuba democrática, como era su deseo.

Poder post mortem

Viernes, junio 15th, 2012

Latinoamérica/ Hoy en la tierra de José de San Martin y de Lionel Messi, casi nadie se atreve a criticar a Perón, puede ser peligroso

Cubamatinal/ El próximo 1 de Julio se cumplen 38 años de la muerte de Juan Domingo Perón. Conspiró desde 1930, participo en dos golpes de estado y fue electo presidente por primera vez en 1946. En el mundo de la post guerra con medio planeta en ruinas, Argentina era el tercer país más rico del mundo, luego de Estados Unidos y Gran Bretaña. Perón fue un admirador de Hitler y Mussolini pero se unió con movimientos sindicales de izquierda y nació un “engendro” llamado peronismo, un proyecto de poder basado en la figura mesiánica del líder.
Por Sammy Eppel
Caracas, 14 de junio/ Diario de América/ Argentina, con un gran capital humano, altos niveles de educación e inmensas riquezas naturales termino en un gigantesco fracaso. Y todavía el peronismo manda a 82 años de la irrupción pública de su creador. Hoy en la tierra de José de San Martin y de Lionel Messi, casi nadie se atreve a criticar a Perón, puede ser peligroso. Simplemente increíble!

Y aquí, en la tierra de Bolívar, esta a punto de repetirse la historia. El chavismo comienza como golpista, luego gana unas elecciones y a partir de ese momento se transforma en una “mafia”que secuestra las instituciones, pervierte el sistema democrático y se entroniza en el poder para “siempre”. Ciudadanos, para librarnos de este trágico futuro, tendremos que hacer como Alemania que prohibió el partido nazi luego de que este llevase al país a su total destrucción y emular a Japón que luego de la segunda guerra mundial asumió la democracia y relego a los militares al mando civil.

Los venezolanos queremos un cambio en paz, pero el chavismo esta dispuesto a todo con tal de no soltar esta “golilla”, para ellos, hambre y sangre son aceptables. Yo solo digo: “Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre” Sera!!

Retando al “Real Diccionario”, Cuba pudiera tener una ‘Comandanta’

Miércoles, junio 13th, 2012

Cuba/ Opinión

marielacastro.jpg

Cubamatinal/ Buscando en el DRAE, encontramos lo siguiente: presidenta. f. Mujer que preside. || 2. Presidente (? cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.). || 3. Presidente (? jefa del Estado)// . Atendiendo a lo que nos dicta el árbitro supremo de la lengua española, es plenamente justificable presentar a una futura Jefa de Estado o Presidenta de Cuba, pero, y ahí viene el problema, cuando se trata de la máxima autoridad sobre las fuerzas armadas, la cosa cambia: “Comandanta en Jefe no se ha encontrado en Diccionarios: DRAE.”
Por Mario Hechavarria Driggs

la Habana, 12 de junio/ Busqué estos datos a propósito de los rumores que corren, ante la realidad del natural envejecimiento de quiénes lideran el gobierno de mi país y en especial la cúpula partidista, responsable según la constitución socialista, de “recomendar” al futuro Jefe de Estado, para su posterior “elección” por la Asamblea Nacional del Poder Popular.
¿Cuál es la intriga? Pues sencillamente que existe la posibilidad real de una mujer para la más alta investidura de la nación. ¿Candidata?…Pues nada más y nada menos que Mariela Castro Espín.

Tras la defenestración de los más jóvenes aspirantes, venidos de la natural cantera que debió ser la juventud comunista-Carlos Lage, Otto Rivero y Felipe Pérez Roque-, las especulaciones apuntan en otra dirección, porque el asunto de la fidelidad parece ser esencial en la actual coyuntura política.

Uno se pregunta: ¿Si no se garantizó la lealtad a ultranza de las nuevas figuras, promovidas por la más alta dirección del partido comunista, otra fórmula pudiera ser el acudir a los vínculos familiares?

Se reconoce de antemano que esta última sugerencia no es congruente, al menos, con la imagen política mostrada por Fidel Castro, pero ante situaciones extremas, bien pueden llegar soluciones inesperadas.

La hija del actual mandatario arribará muy pronto a los cincuenta años, con una amplia popularidad en ciertos sectores de la sociedad cubana. No exagero en mis afirmaciones, pues la población LGBT de Cuba es inmedible en cifras, pero todo indica que va en aumento.
No olviden que el concepto incluye a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales; estos últimos constituyen un porcentaje tan indefinido como su imagen social. Por lo tanto, en una votación secreta nadie puede predecir los resultados, si presentan como candidata a la actual líder del movimiento contra la discriminación de la población LGBT.

La también Hija de Vilma Espín, Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas hasta su fallecimiento, levantó ronchas entre los muy puritanos anglosajones, así como dentro del exilio cubano, durante su reciente gira por los Estados Unidos. Psicóloga y Pedagoga con basta experiencia, Mariela pasó por alto las increpaciones, para continuar ganando imagen personal.

En Cuba estamos acostumbrados a que puede suceder cualquier cosa. Somos el país de lo real maravilloso, al decir de nuestro más reconocido escritor, Alejo Carpentier.

En cuanto a lo de disfrazarse, plagiando el sexo contrario, no es una novedad de estos tiempos, tal y como parecen mostrar las acciones en defensa de los travestís, defendidos por el Centro Nacional de Educación Sexual- CENESEX-, organismo liderado por  la Sra. Mariela Castro Espín.

Dos mil quinientos años atrás, Aristófanes escribió su magistral comedia “Las asambleístas”, que tiene como contexto la Eclesia o Asamblea del pueblo ateniense, fundamento de la democracia occidental, además de máximo órgano político en aquella sociedad.

Resulta que las mujeres atenienses conspiran para alcanzar el gobierno de la ciudad, reservado a los hombres en aquella sociedad absolutamente patriarcal. Puestas de acuerdo, se disfrazan de varones, van junto al Ágora, plaza de reunión pública bajo la famosa Acrópolis, logrando sumar la mayoría de votos.

Se inicia un gobierno femenino, calificado por los especialistas como protocomunista: Entre otras acciones, las féminas garantizan alimentación y albergue a cuenta del estado para todos los ciudadanos, instándolos a entregar sus propiedades, proponiéndoles a cambio un estatuto de igualdad. Unos aceptan y otros no, pero se muestran débiles cuando se trata de rechazar una comida “gratis”.

La lección viene de muy antiguo, aunque al parecer, la memoria humana es frágil y como dice el refrán, nadie escarmienta por cabeza ajena.

¡Cuidado lectores, especialmente si son cubanos y viven en Cuba!
PD: Queda sobre el tapete una incógnita: ¿Aceptarán los muy “machos” generales cubanos una mujer, Comandante en Jefe?…Bueno, de lograr la más alta magistratura de la nación…. (con la ayuda de papá)…. bien pudiera  Mariela ordenar una excepción en el diccionario, específicamente para Cuba, y presentarse como LA COMANDANTA.

Pele el ojo al fraude

Miércoles, junio 13th, 2012

Latinoamérica/ Venezuela

9capri_noticias_7318.jpg

Cubamatinal/ Uno de los temores, bien justificado, es que las máquinas de computación de los votos estén adulteradas, en posibles procesos realizados hace más de dos años por equipos enviados por el gobierno cubano. El chavismo no logró el número y entusiasmo que despertó el candidato opositor Henrique Carriles.

Por Angélica Mora
Nueva Yoirk, 13 de junio/ Diario de América/ Por todo lo que queda de la campaña presidencial en Venezuela, se va a hablar ahora de las marchas públicas que acompañaron a los candidatos a inscribirse en el Consejo Nacional Electoral.
El oficialismo, por mucho que lo haya querido, no pudo lograr el número y entusiasmo que despertó el candidato opositor Henrique Capriles. Por primera vez en mucho tiempo, el venezolano que todavía aspira a volver a una verdadera democracia, ha sentido  fe en el futuro luego de ver a los seguidores de Capriles. Le ha renacido la esperanza que la situación cambie y pueda llegar al poder un Presidente que saque a la nación del marasmo político, económico y social en que se encuentra sumida.
“La gente ha perdido el miedo, cansada de tanto abuso”, me cometa mi amiga Luisa desde Caracas… “Tanto va el cántaro al agua, que por fin se quiebra…”, me escribe en un mensaje Julia, una compatriota chilena, que vive desde hace muchos años en Venezuela.

Pero ahora que se ha demostrado lo que se puede hacer y que se puede ganar, viene la parte más difícil y que es vencer los obstáculos que representarán  contabilizar los votos el 7 de octubre, sin que se produzca fraude, por parte del gobierno chavista, para conservar el poder.
Uno de los temores, bien justificado, es que las máquinas de computación de los votos estén adulteradas, en posibles procesos realizados hace más de dos años por equipos enviados por el gobierno cubano.
Hay que recordar que el comandante cubano Ramiro Valdés, llegó a Venezuela en febrero del 2010, invitado por Hugo Chávez, como asesor para resolver el problema energético.
Sin embargo, Valdés no es experto en ingeniería eléctrica ni en Comunicaciones e Informática. En lo que sí es experto es en la técnica de reprimir para conservar el poder.
Es por eso que dio “mala espina” la presencia, por varios meses, de este comandante en suelo venezolano. Valdés y la comisión energética fueron vistos por muchos opositores como  camuflados de “expertos en energía” para realmente manipular a su antojo las máquinas de votación y las redes de comunicación e Internet en toda Venezuela.

La crisis de los “apagones” en Venezuela no se resolvió. Fue hasta ridículo pedirle a un país como Cuba, acostumbrado a vivir con cortes eléctricos, tratar de solucionar el problema.
Y más aún enviar a Ramiro Valdés, creador de la temible policía política cubana, a presidir el grupo de expertos “energéticos”. Se presume que el único arreglo que pueden haber hecho es manipular y dejar todo preparado para el fraude en la Elección Presidencial del 7 de octubre, y de esa posibilidad tienen que estar muy atentos ahora los venezolanos.

“Nadie queda desamparado”

Martes, junio 12th, 2012

Opinión/ Es como el cuento… después de obligar al reo a ingerir 10 litros de agua; el carcelero le comenta: – “tú no tenías hambre, solo sed”

lnc-mendigo-habana.jpg

Cubamatinal/ Durante el último medio siglo, el pueblo cubano ha aprendido que régimen comunista es sinónimo de arbitrariedad, coacción, despojo y atropello. A los abusos de carácter nacional se unen los que son fruto de la iniciativa de los caciques locales que, amparados en su omnipotencia de señores feudales, a menudo idean nuevos modos de atosigar a sus súbditos.

Por René Gómez Manzano

La Habana, 11 de junio/ Ejemplo de ello son las reacciones de los castristas ante el tema religioso. Quedaron atrás los tiempos en que el Buró Político y el Gobierno trazaban desde lo alto las formas y modos en que se perseguía de modo sistemático a los cubanos que profesaban creencias de ese tipo, pero sigue habiendo casos en que, en puntos específicos del país, se adoptan iniciativas enfiladas contra creyentes.

Meses atrás, en una reunión partidista de alto nivel, el propio presidente Raúl Castro mencionó y criticó un caso de esa índole producido en Camagüey. Al parecer, el municipio espirituano de Jatibonico es también un territorio en el que no escasean los actos discriminatorios de esa naturaleza.

En abril de 2011, la Agencia Yayabo Press informó del atropello sufrido por los pentecostales de esta última localidad, quienes fueron desalojados del templo que, previa la correspondiente autorización, habían edificado en terrenos de una cooperativa agropecuaria. El local de oración fue demolido por los oficialistas, quienes se apropiaron de los materiales con que había sido levantado.

El matrimonio de los jatiboniquenses Pedro Luis Hernández y Orlidia Barceló Pérez ha experimentado también en carne propia la discriminación por motivos religiosos, de la que no los ha salvado ni siquiera la condición de “mártir internacionalista” del padre de ella, Orestes Barceló Guerra.

En 1996, “los factores” del instituto preuniversitario en el que impartía clases el marido —quien es licenciado en Historia y Ciencias Sociales— decidieron expulsarlo por sus creencias no materialistas; pasó a una escuelita rural, con un salario muy inferior. Para mantener sus ingresos tuvo que realizar faenas agrícolas. No hubo distinción alguna con la mujer, pues también ella fue despedida de su puesto como bibliotecaria, especialidad en la cual es graduada.

El ingreso de los hijos al sistema escolar significó nuevas dificultades para la pareja. Para no extenderme demasiado, me referiré sólo a lo sufrido por el mayorcito, pues el menor se limita a seguir sus pasos. El infante sufría abusos físicos a manos de su maestra. Al protestar sus progenitores, la directora del colegio envió a todos al Centro de Diagnóstico y Orientación (CDO) y planteó a los padres que aceptasen el traslado del niño a una escuela especializada.

La irresponsabilidad de los “pedagogos” castristas (de algún modo hay que llamarlos) condujo al chico a un aula atiborrada de menores con el síndrome de Down. No tardaron en aparecer secuelas fisiológicas, como caída del cabello, estados de miedo, dolores fuertes e incontinencia fecal y urinaria. Menudearon los golpes, propinados por la “maestra” y por compañeritos con trastornos de conducta.

Las demandas familiares (que el niño sea trasladado a una escuela sin esas características) han sido ignoradas. Al parecer, las autoridades escolares se consideran en el deber de defender el diagnóstico dado años atrás por el CDO, donde el puesto de especialista en Psicología, al momento de emitir el dictamen, era ocupado por una simple maestra habilitada (a quien en los tiempos que corren supongo que podríamos llamar “psicóloga emergente”).

Desde luego, las violaciones no se han limitado a lo anterior, pues —además— la gran mayoría de las pruebas psicométricas se han hecho sin la presencia de los padres, a quienes se les ha negado el acceso al expediente y se les mintió con respecto al diagnóstico inicial. A ello se suman alteraciones en documentos y otras anomalías.

Pedro Luis y Orlidia tienen en su poder certificados expedidos por licenciados en Psicología. En ellos consta que su hijo posee una “inteligencia normal promedio”, pero todo indica que las autoridades escolares de Jatibonico quieren imponerle la oligofrenia por decreto al niño. En virtud del retraso mental que le atribuyen al menor, le prohibieron a éste cursar la Secundaria Básica.

Los atribulados progenitores están desesperados. Oran al Todopoderoso, pero no han omitido realizar las gestiones que de ellos dependen. No obstante, sus peticiones terrenales no han sido atendidas: diversos funcionarios, o bien se han negado a recibirlos, o bien no han hecho nada.

El matrimonio Hernández-Barceló ha pensado en sacar a su prole de la escuela diferenciada, pero, de hacerlo, los amenazan con procesarlos por “actos contra el normal desarrollo del menor”…

Quiera Dios que la publicación de este trabajo en internet les sirva de alguna ayuda a ellos y a sus agobiados chiquillos. En fin de cuentas, recordemos que, según la propaganda castrista, “la Revolución no deja a nadie desamparado”.

La Iglesia Católica Cubana y la Dictadura Castrista

Lunes, junio 11th, 2012

Opinión/ Estado e iglesia

estado-iglesia2.jpg

Cardenal y canciller cubano. Foto de archivo

Cubamatinal/ La Iglesia Católica Cubana actual está visiblemente dividida: una parte mayoritaria se siente víctima –como todos los cubanos– de los excesos totalitarios del castrismo, víctima doblemente porque el gobierno profesa una doctrina atea y notablemente anti-religiosa, por lo que rechaza en su fuero interno la continuidad del régimen. La otra parte, insignificante numéricamente, pero dirigente y asociada a los servicios de inteligencia castrista que la ha penetrado, se empeña en unirse a lo peor de la sociedad cubana actual, defendiendo a capa y espada la dictadura, sus planes y sus métodos ética y moralmente indefendibles antes, ahora y en el futuro previsible.

Por Jorge Hernández Fonseca
La Habana, 9 de junio/ La parte sana de la Iglesia –la mayoritaria– tiene un mérito inmenso en esta hora final del castrismo, porque acoge y alimenta –de cuerpo y alma– una considerable parte del desamparo nacional, sobre todo en el interior del país. La parte insana de ese Iglesia, la Iglesia Católica Castrista, lucha a brazo partido en todos los campos utilizando la misma demagogia de sus homólogos gobernantes, lanzando una ofensiva propagandística que es necesario desentrañar.

Los cubanos nos preguntamos ¿cómo es posible que algunos sacerdotes, obispos y hasta cardenales, se hayan dejado engañar por una filosofía política desterrada en el Mundo todo, porque ya fracasó en los 4 confines del globo, e insistan en promover el retraso para su país?

En primer lugar, ya se puede afirmar –como lo he hecho en los párrafos anteriores– que los simpatizantes del régimen castrista dentro de Cuba resultan una parcela minoritaria de la población cubana. Una encuesta reciente publicada a en todos los medios de prensa libre del mundo afuera –menos en la isla– corroboran este punto. Si los castristas y los pocos admiradores católicos marxistas que les quedan tienen dudas, podrían convidar empresas especializadas (hay muchas en cada país) para que las repitan dentro de la isla, con libertad.

Si del universo nacional, una aplastante mayoría del 70% quiere un cambio de sistema político (tal y como lo arrojó la encuesta), dentro de la Iglesia Católica los números probablemente serían mayores contra la dictadura –o como mínimo– iguales a los arrojados nacionalmente. Siendo esto así, salta la pregunta obligada, ¿por qué el Cardenal Ortega y sus laicos ayudantes insisten en defender un régimen condenado en Cuba, dentro y fuera de la Iglesia? No es en el exilio donde tienen que venir a dar “su batalla”, es dentro de la isla donde 70 % quiere cambios reales de sistema político, como ha quedado dicho, hasta que no se demuestre lo contrario.

El Cardenal Ortega ha lanzado una ofensiva de opinión dentro y fuera de la isla defendiendo sus puntos de vista, argumentando que hay una “campaña difamatoria” en su contra y colocándose como promotor del “diálogo”. Personalmente carezco de elementos para creer que semejante campaña exista, aunque es posible. Lo que sucede es que sus hombres organizan en la Habana un evento para tratar “la metodología del diálogo” (es un error propio de legos hablar del ‘diálogo’ como siendo una ‘metodología’ en sí; el diálogo es un ‘método’, que siguiendo determinado ‘modelo’, junto a otras ‘técnicas’ y ‘herramientas’, encaminadas todas a un fin específico, se constituyen en ‘metodología’); continuando la idea, se organiza un evento para el supuesto ‘diálogo’, que resultó excluyente para los opositores internos. Eso es una barbaridad, porque si en Cuba debe existir un diálogo, es entre la dictadura y la oposición política y no entre la Iglesia Católica Castrista y los simpatizantes del castrismo en el exterior.

Lo que existe dentro de Cuba es una lucha por encabezar la transición necesaria desde la dictadura actual, a una sociedad libre y democrática. Por un lado, Raúl y sus generales, herederos de lo peor de la sociedad cubana (su obra ha sido la destrucción física, económica, social y moral de la Nación Cubana, por lo que no se califican como probables dirigentes de una Nueva República) y por otro, un torrente de opositores pacíficos de dentro y fuera de la isla.

¿Cuál es el mérito que el Cardenal Ortega y sus ayudantes ven en el equipo gobernante actual, que no sea por un compromiso asociado al mantenimiento de la falta de valores vigentes? Hay un argumento asociado a la no violencia durante el cambio hacia la democracia. Es real, pero hay que considerar que hasta hoy la dictadura ha ejercido esa violencia de manera masiva y expresa, por lo que no hay garantías de que en la transición no actúe de igual manera. Adicionalmente, los hombres de Fidel primero y de Raúl después, han resultado hartamente incompetentes y corruptos en el manejo de la cosa pública, lo cual hoy los deslegitimiza.

Hay un grupo de intelectuales y analistas políticos cubanos fuera de la isla que apoyan la posición mantenida por el Cardenal Ortega y la parte minoritaria (pero dirigente) de la Iglesia Católica Castrista. Se han unido a la campaña de apoyo a Ortega y sus ayudantes, pero intentando re-hacer la historia con omisiones imperdonables (pero interesadas) sobre todo en lo relacionado a la libertad de los presos políticos, los 75 de la primavera negra. En honor a la verdad quiero decir que la liberación de los presos políticos en el año 2010, no se debió solamente a la gestión del Cardenal Ortega. Una secuencia de hechos notables previos fue lo que motivó que Raúl Castro se dispusiera a convocar al Cardenal Ortega para el diálogo y no vice-versa, como nos quieren ahora hacer ver los amigos de la yunta Raúl-Ortega.

La secuencia que realmente motivó a Raúl a liberar los presos políticos en 2010, referida antes, comenzó con el martirologio (o el asesinato) dentro de las cárceles castristas de Orlando Zapata Tamayo. Esta muerte innecesaria causó una verdadera conmoción mundial, porque periodistas brasileños presentes en la Habana para la visita del entonces presidente de Brasil, Lula da Silva, propalaron inmediatamente la magnitud de esta noticia al mundo: “Un albañil negro y pobre, había muerto en huelga de hambre en las cárceles castristas”. Acto seguido, entró en huelga de hambre el disidente y opositor cubano Guillermo Fariñas, huelga que fue ampliamente noticiada en todos los confines del globo, pidiendo precisamente la libertad de los presos políticos del grupo de los 75, asociados a la primavera negra. Como si todo esto fuera poco, las Damas de Blanco escenificaron una semana completa de caminatas, todos los días y por diversos lugares de la Habana pidiendo la libertad de sus familiares injustamente encarcelados, lo cual impactó directamente, nacional e internacionalmente, en el curso de los acontecimientos.

La dictadura no tenía como responder adecuadamente estos sucesos conocidos mundialmente. Fariñas moría lentamente en un hospital y se negaba a ingerir alimentos hasta que no tuviera certeza de la liberación de sus compañeros opositores, hasta que la dictadura cedió, convocando al Cardenal Ortega para una reunión, que dio inicio al diálogo de que se habla.

Es verdad que el cardenal Ortega, en ese período, había conseguido de Raúl Castro, antes de convocar este al diálogo de que hablamos antes, que las Damas de Blanco no fueran hostilizadas a la salida de la iglesia de Santa Rita en sus paseos dominicales, logrando un compromiso de Raúl para no “soltarles los perros” los domingos, en Santa Rita. Así las cosas, hay méritos compartidos, incluso desigualmente entre las gestiones de Ortega y los hechos de la oposición cubana, que obligaron a Raúl a negociar con Ortega. Es triste leer en el texto de un intelectual cubano una versión de la historia calcada de la hecha en los laboratorios de la policía política castrista, sin mencionar a Zapata, Fariñas o las Damas de Blanco.

¿Cuál es el objetivo de toda esta campaña de desinformación con lo realmente sucedido en torno a los presos políticos y los méritos reales de Ortega en este período? Si Raúl Castro quiere encabezar un proceso de transición a la democracia a la muerte de Fidel, que lo diga directamente y se siente a una mesa de negociaciones con la oposición política sin intermediarios, como lo es Ortega, que ya ha declarado que apoya a Raúl. ¿Por qué descalificar a los que quieren un cambio total del equipo de los políticos gobernantes actuales, si ellos han sido notoriamente incompetentes, sabidamente elitistas dentro de su partido único y marxistamente insensibles a la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos de sus hermanos cubanos? El mismo derecho que tiene Ortega a ser castrista, tenemos la mayoría de cubanos (el 70% dentro de Cuba) a querer un cambio radical de hombres y de sistema político. Las encuestas de opinión lo han confirmado.

La dictadura siempre ha inventado “enemigos” que hacen “campañas” contra los “sagrados intereses” de la revolución. Ahora –y de manera poco creativa– Ortega también inventa campañas inexistentes, usando la misma fraseología de los albarderos del apoyo a Raúl en sus pretensiones continuistas. La única razón que tienen Raúl Castro y su partido comunista, así como el Cardenal Ortega y su Iglesia Católica Castrista, en su esmerado empeño pro Raúl, es de tipo elitista, hegemónico y desvinculado de los anhelos de libertad, democracia y vida nueva, válido para todos los cubanos de dentro y fuera de la isla, y ¡también para ellos!

R de Repsol y Rivera: la consonante del cambio gradual

Domingo, junio 10th, 2012

Cuba/ Opinión

sin-petroleo.jpg

Caricatura: Ilei Urrutia

Cubamatinal/ Muy bajito, casi en silencio, David Rivera, representante republicano por la Florida, y la empresa transnacional Repsol, acaban de agregar pimienta al sofisticado escenario nacional. El floridano a través de un proyecto que limite la pachanga y el fraude en que se convirtió la Ley de Ajuste Cubano. La súper empresa ibérica con su retirada definitiva de la exploración petrolera en el territorio nacional. Es la medida en que los escenarios internacionales inciden en la política interna.

Por Julio Antonio Aleaga Pesant
La Habana, 9 de junio/ PD/ Rivera propone modificar la sección 1 de la Ley de Ajuste Cubano, agregándole que un emigrante cubano no será elegible por el programa de ajuste de status, si regresa a Cuba tras ser admitido o recibir una visa bajo palabra en Estados Unidos. La propuesta indica que el Departamento de Seguridad Nacional rescindirá el status del emigrante cubano que obtenga el “ajuste” bajo esa sección si regresa a Cuba antes de aprobarse su ciudadanía, en cumplimiento del título III de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.
Las protestas contra la propuesta son varias. Argumentan que afectaría a personas que arriesgaron sus vidas en el mar, que es una forma de arreciar el embargo, contribuye a la ruptura de las familias cubanas, rompe el diseño de transición a la democracia través de la diplomacia pueblo a pueblo.
Pero todas tienen una debilidad: si se salió perseguido del país, ¿qué razones argumentan el pronto regreso?
El comienzo de las restricciones es solo un paso. Como dice el representante federal, “es necesario tomar medidas para evitar que las personas abusen del marco legal que fue diseñado para proteger a los cubanos de la persecución”. Además, arguyó para el Nuevo Herald, “el propósito es terminar con los abusos y creo que reformar la Ley de Ajuste Cubano ayudará precisamente a garantizar el mantenimiento de los beneficios de residencia para los cubanos que pidan asilo político en el futuro.”
La Ley de Ajuste Cubano se convirtió durante más de 46 años en el refugio seguro para cientos de miles de cubanos que huyeron de la represión comunista, pero también en segunda oportunidad para muchos represores que se pasean en tierras de libertad. Estimuló la corrupción dentro de la oposición democrática, donde muchos conocidos disidentes solo hicieron expediente para largarse de la isla y desautorizó el trabajo coherente y disciplinado por la transición democrática.
Es algo así como para qué vas a construir tu casa, si puedes habitar la del vecino.
Para dar un ejemplo muy actual del problema que significa el abuso de la Ley de Ajuste Cubano, se tiene el caso del productor del músico Osmany García. Javier Conde no fue un perseguido político en Cuba. Viajó desde la isla a Canadá y los Estados Unidos con las garantías que no tiene la bloguera Yoani Sánchez o la Dama de Blanco Berta Soler. Sin embargo, antes de que esta nota sea publicacada, Javier Conde habrá aplicado la Ley de Ajuste.
Scarabeooooo…
La plataforma de exploración petrolera Scarabeo 9 salió de la perspectiva de mi balcón en el Vedado habanero para adentrarse 160 millas en el horizonte. La compañía española Repsol decidió irse de la exploración petrolera en la isla luego de doce años intentándolo, 150 millones de dólares invertidos, usar otra plataforma en el año 2004 en otro pozo, soportar los prejuicios de la oposición cubana exiliada en Estados Unidos, aliviar las preocupaciones medioambientales de Washington sobre un posible derrame de petróleo y luchar contra la corrupta burocracia cubana estratificada en Cuba Petróleos (CUPET).
Aunque todos dicen que se fue porque Scarabeo 9 no encontró petróleo, lo cierto es que su retirada luego de diez años de exploración puede tener relación con el apoyo que el gobierno cubano dio a la presidenta argentina Cristina Fernández cuando nacionalizó los activos de REPSOL en la petrolera argentina YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) y con la intención de recuperarse de tal golpe financiero.
El apoyo a la actitud intervencionista de la Fernández deja muy poco margen para la improvisación. Después de tanto tiempo e inversión, la familia Castro Ruz puede intervenir a una empresa exitosa y dejarle un saco de pérdidas sin compensación. No obstante, es improbable que la decisión de apoyar la intervención argentina en el caso Repsol, así como sus pretensiones sobre las Falklands sea del desencantado Raúl Castro Ruz. Lo más factible es que se relacione con la estrategia continental desarrollada por el Comando Miranda desde Caracas, más que de los intereses de los comunistas cubanos.
La salida de Repsol, podría arrastrar tras de sí al menos a la noruega Statoil y la india ONGC Videsh. Pero sobre todas las cosas, en momentos en que el prestigioso periodista Dan Rather acaba de anunciar que al presidente de Venezuela Hugo Chávez le quedan no más de dos meses de vida.

Las “evidencias” de Benedicto XVI sobre Cuba y algunas preguntas adicionales

Domingo, junio 10th, 2012

Sociedad/ Opinión de un católico cubano luego de las declaraciones del Cardenal Ortega Alamino.

jaime-ortega-papa-w.jpg

Cubamatinal/  Durante la visita del Papa a Cuba, abundaron las referencias a la “libertad” por parte de los protagonistas del gran espectáculo generado en aquellos días de marzo. De Su Santidad, entresaco lo que él reiteró como “evidencias”: “…Hoy es evidente que la ideología marxista, como se la concebía, ya no responde a la realidad: así ya no se puede responder y construir una sociedad; deben encontrarse nuevos modelos, con paciencia y de manera constructiva…” “…Es evidente que la Iglesia está siempre de la parte de la libertad: libertad de conciencia, libertad de religión…”

Por Mario Hechavarria Driggs, periodista Independiente.
La Habana, 8 de junio/ De la “libertad de conciencia” no me preocupo, pues aún en prisión, nadie puede quitármela, a no ser con alucinógenos u otros “condimentos” especialmente preparados para el caso. Aquí nos ocupa la “libertad de expresión”, como algo concreto a manifestarse en medios muy materiales: Prensa escrita, Radio, Televisión, la calle y los sitios digitales.

En cuanto a la ideología marxista, si bien el Santo Padre la considera obsoleta, agrega una coletilla: “como se la concebía”, lo que da pié a una nueva posibilidad de concebir el comunismo: ¿Quizás a lo Hugo Chávez?…

No creo a Joseph Ratzinger un simpatizante de los comunistas, como tampoco le endilgo ese “cartelito” a Jaime Ortega, pero ciertamente este último calificó de “delincuentes” a un grupo de personas que ocuparon una iglesia en La Habana, con una carta de peticiones dirigidas a Benedicto XVI, días antes de su visita a Cuba.

Lo peor del asunto es que el Obispo de la capital cubana se escudó en las autoridades para sus declaraciones, olvidando que las leyes de mi país son únicas, leyes que décadas atrás, le llevaron a él mismo hasta los tristemente recordados campamentos de la “UMAP”. En defensa de “Su Eminencia”, estuvo el vivir reconcentrado ocho meses, cuando pudo acogerse a la cómoda decisión de salir de Cuba.

Pasaron los años difíciles de las relaciones entre la Iglesia Católica y el estado revolucionario. Los Curas sobrevivieron, con su infinita paciencia, hasta el día de hoy, cuando al decir del presidente Raúl Castro:
“Nos satisfacen las estrechas relaciones entre la Santa Sede y Cuba,…”

“Nuestro gobierno y la iglesia católica, apostólica y romana en Cuba, mantenemos buenas relaciones.”

Entonces, días antes de la visita papal, luego de un peregrinar de la Virgen de la Caridad del Cobre, que convocó a millones de cubanos, vienen unas personas desconocidas a ocupar la Basílica Menor de La Habana, consagrada a La Patrona de Cuba.
•¿Eran ellos feligreses católicos o parroquianos?

•¿Eran acaso miembros reconocidos de la oposición política?

•¿Eran delincuentes comunes?

Las realidades apuntan a un NO respecto a las dos primeras preguntas, en cuanto a la tercera, el asunto resulta discutido, pues en Cuba las prohibiciones son tantas que es difícil encontrar un cubano estrictamente dentro de la ley.
De cualquier forma, si los ocupantes permanecían en el templo, se consagraba en la práctica algo así como un “derecho de asilo”, legalmente imposible en ese lugar. Por otro lado, el intento amenazaba seriamente con arruinar el largo proceso de reconstrucción de una convivencia entre los católicos y el estado revolucionario.

Cuba vive un momento de cambios insoslayables. La oposición política es débil; tan débil que la propia Iglesia católica medió ante el ofrecimiento unilateral por parte del gobierno, de una amnistía para la mayor parte de los presos de conciencia que existían en el país.

Como sabiamente me ha dicho un amigo de larga experiencia: “la iglesia tiene su propia agenda” y así lo creo. Recuerdo la negativa del Cardenal Ortega, en abril del año anterior, cuando el Partido Comunista de Cuba convocó a un cónclave de todas las religiones practicadas en la nación, con el objetivo de alcanzar un consenso en torno al futuro del país:
“Ni vertical ni horizontalmente la acción de la Iglesia se funda en alianza alguna, sino que brota del derecho que tiene el cuerpo eclesial de hacer presente el amor de Jesucristo en el mundo de hoy según su propia misión.”

El estado cubano no tiene en la Iglesia ni un aliado ni un enemigo. La Iglesia no espera ningún privilegio. En todo caso, para sí misma, el reconocimiento de su derecho a cumplir en libertad su misión.”

Únicamente la iglesia católica, apostólica y romana, se apartó de la convocatoria, mostrando su independencia respecto al gobierno. Agrego que los templos católicos no son embajadas y la arquidiócesis de La Habana no es un partido político. De igual forma, el Cardenal Ortega no es juez para determinar quiénes son delincuentes o no en mi país.

Aún así, La Iglesia católica queda como el único interlocutor viable ante el gobierno, en el incierto futuro de Cuba.

Por ahora, mientras lejos de nuestras tribulaciones cotidianas, otros diatriban contra el cardenal cubano, el Obispo de Roma nos dice:

“Les he asegurado además que el Papa lleva en su corazón las preocupaciones y las aspiraciones de todos los cubanos, especialmente de aquellos que sufren debido a las limitaciones de la libertad.”

Se trata de la única declaración papal, esta vez desde El Vaticano, donde aborda el tema de La libertad como un asunto palpable en la sociedad cubana.

Al parecer, por ahora solamente nos queda REZAR.

Del Bosque, selección rojigualda, defensa de la nación española

Domingo, junio 10th, 2012

Opinión/ Deporte y algo más

bandera-2.jpg

Cubamatinal/ A  partir de Alfredo Di Stéfano (el jugador mas admirado por mí, que me sirvió de ejemplo en mi niñez y adolescencia, y con el que me emocioné, viví individual y socialmente grandes momentos con aquel mítico y ejemplar Real Madrid de Don Santiago Bernabue y Raimundo Saporta que procuro tanta Gloria nacional e internacional y que nos dio mucha alegría; aquel Madrid de los Santamaría, Del Sol, Puskas, Di Stéfano y Gento) y de Lariqueiro (interior izquierda del Vegadeo Fútbol Club; Vegadeo-Occidente de Asturias-España): El deporte, el fútbol pueden y deben tener resonancias épicas y poéticas, donde se pueda expresar, por medio del juego limpio, con ejemplaridad, trabajo y creatividad, lo mejor de cada pueblo, de cada nación.

Por Miguel Cancio*

Santiago de Compostela, 9 de junio/ Para acceder al artículo completo:   pulse sobre  este enlace en PDF.

Muerte y política

Domingo, junio 10th, 2012

Latinoamérica/ Venezuela

monochavezjpg.jpg

Cubamatinal/ El cadáver del Cid Campeador fue montado a caballo para ganar una batalla.  Mucho más  tarde, en nuestra tierra, se decía que la novedad del fallecimiento de Juan Vicente Gómez fue escondida por unos días, para anunciarla un 17 de diciembre y vincularle de algún modo a la muerte de Bolívar. Y los totalitarismos socialistas del siglo XX nos acostumbraron a los embalsamamientos, a la manera de los faraones egipcios. Lenin, Mao, Ho Chi Minh, y Kim IlSung yacen en mausoleos, preservando la memoria de sus desmanes.

Por Aníbal Romero
Nueva York, 9 de junio/ Diario de América/ En todos esos y otros casos se aplican las reflexiones que hizo un gran pensador alemán, Martin Heidegger, en su extraordinario libro de 1927, Ser y  tiempo. Por un lado, Heidegger insiste que cada ser humano debe asumir el morir “por sí mismo”. La muerte, escribe, “en la medida que ella ‘es’, es por esencia cada vez la mía”. Por otra parte añade: “Es cierto que la muerte se nos revela como pérdida, pero más bien como una pérdida que experimentan los que quedan”.
La muerte es un episodio hondamente personal, de cada individuo. Algunas muertes tienen un significado amplio, pero ello no elimina su esencia última para cada cual. Y lo interesante de los ejemplos mencionados es que nada sabemos acerca de lo que experimentaron esos personajes; tan sólo tenemos indicios sobre la pérdida que sintieron los que quedaron y aún quedan.
Es inhumano manipular la muerte y es inhumano jugar con la vida. Lo que hoy contemplamos en Venezuela es doblemente condenable desde un punto de vista ético.
Merece condena el empeño de un individuo en hacer de la muerte un rito colectivo, sin tomar en cuenta la responsabilidad que en efecto tiene hacia una ciudadanía que le trasciende, y que permanecerá después de que él ya no esté. Merece igualmente condena el intento de muchos para procurar el ocultamiento, convirtiendo la muerte en una herramienta dirigida a asegurar el poder. Es condenable que un ser humano enarbole el desafío personal con la muerte como si se tratase de un teatro en el que, presuntamente, él no es sino otro actor que más tarde, acabada la función, se despojará del maquillaje e irá por la vida como si nada hubiese pasado. Y es condenable que los seguidores del protagonista principal hagan lo posible por impedirle que su despedida del mundo sea “cada vez, la suya”, y no la de los ambiciosos que pretenden prolongarse en el mando.

Adolfo Hitler hizo de su muerte un teatro, pero la asumió con decisión y sin plegarias públicas.

Con otro gesto que expuso la oscuridad de su alma, quiso destruir en esa etapa final lo que quedaba de su nación, para que nada le sobreviviese. Salvando las distancias, en nuestro país observamos una manifestación parecida de voluntad por encima de las instituciones, de las tradiciones, de los intereses y valores de un pueblo que aspira a la paz y la reconciliación, pero que está sujeto a los vaivenes de un proceso en el que representa un papel secundario, como un títere inerme dentro de una sombría escenografía sin sentido ni rumbo.
Más allá de las ambiciones y el miedo, lo que ahora vive Venezuela es poco digno, pues pone de manifiesto un profundo irrespeto hacia lo que es fundamental en el ser humano: la posibilidad de que su paso por el mundo culmine como “cada vez, el mío”. Y es indigna la actitud de los presuntos sucesores del régimen, que hacen tras bastidores sus movidas en nombre de una “revolución” cuya vaciedad, mediocridad, esterilidad elocuente y dolorosa quedarán inequívocamente de manifiesto, una vez que el viento  se lleve la polvorienta hojarasca de estos tristes días.

La “solidaria” izquierda chilena y los cubanos comunistas en Canadá

Sábado, junio 9th, 2012

Internacionales/ Los peones del tablero

gusaneros-canadienses.JPG


Cubamatinal/ A propósito del reciente y polémico viaje a Cuba de la dirigente de  izquierda Camilla Vallejo, he aquí algunas anécdotas de un grupo de  comunistas chilenos residentes en Canadá. Información relacionada: Reunieron en Washington a emigrados cubanos que simpatizan con los Castro ; Federación de cubanos residentes en España celebra primer encuentro nacional

Por Andy P. Villa

Miami, 8 de junio/ www.100yaldabo.com/ A finales de la década de los años 1990 conocí a un grupo de chilenos  de izquierda que viajaban a Cuba a manifestar su “solidaridad con el  pueblo cubano”. Llevaban pintura y otros materiales para arreglar la  escuela: “Andrés González Lines”, situada, quizás simbólicamente, en  una calle del barrio de La Víbora llamada: “Revolución”. Hay otra cosa  muy curiosa sobre esta escuela, es la única en Cuba que tiene en  varias de sus paredes símbolos Nazi, pero eso es otra historia.
Era muy curioso ver como los chilenos se ponían a trabajar para  arreglar la escuela, función que debía de haber realizado, por deber,  el Gobierno de Cuba; mientras los vecinos se sentaban en los muros a  observarlos, como si fuera bichos raros.
Venían desde Canadá, donde vivían supuestamente refugiados, hasta La  Habana, cargando pintura en su equipaje, similar a las que vende el  Gobierno en las tiendas en divisas, para ponerse a hacer el trabajo  que seria natural que realizaran los empleados de la escuela, o  incluso los vecinos que tenían hijos estudiando allí. Todo muy  simbólico y surrealista, muy pintoresco. Por supuesto que todo aquello  era un pretexto para ir a pasear a Cuba y de paso ser muy bien  recibidos por las autoridades cubanas.
Esos chilenos comunistas fueron acogidos por el Gobierno de Canadá en  1973 como refugiados de la dictadura de Augusto Pinochet. Residían en  Montreal y nos contaban que cada año iban de visita a Chile, ya que  desde 1993 su país había retornado a la democracia. Pero preferían  seguir viviendo en Canadá.
No perdían oportunidad, cada vez que podían, para criticar al Gobierno  Canadiense por cuanta bobería se les ocurriera, tratando de mostrar a  la nación que los acogió cuando peligraba su vida como un lugar   “malo”, típico del “capitalismo brutal”. Sin embargo, cuando me   adentré en conversaciones con algunos de ellos, supe que, por ejemplo,  el líder del grupo hacía años que no trabajaba, vivía de la seguridad  social canadiense. El dinero que recibía cada mes, además de  garantizarle su subsistencia y la renta de su vivienda, alcanzaba para  viajar cada año a Chile y a Cuba, comprar los materiales para el  trabajo simbólico en la escuela habanera, y hasta para recibir clases
de tango varias veces por semana.
Cualquiera que hablara con ellos se llevaba la primera impresión de  que Cuba era un paraíso y donde ellos vivían, en Montreal, era un  infierno. Claro está, hasta que entraran en detalles y se conocieran  todas sus actividades, pagadas durante décadas por los contribuyentes  canadienses.
En ese grupo también venía un cubano, residente en Montreal, que  igualmente vivía de la seguridad social canadiense y de aprovechar  esos viajes para ir a Cuba, cargado de dinero y de maletas que recogía  previamente en Miami, para entregarlas como “mula” a clientes en La  Habana, con la cobertura de que eran donaciones de la “solidaridad  chilena con Cuba”. Esta persona también era miembro de un grupo, que  después del año 2007 es conocido como: Asociación de Cubanos Residentes en Canadá.
La cual es dirigida por la Seguridad del Estado Cubana (G2):Declaración final V encuentro nacional de cubanos residentes en Canadá

Cuando el derecho se respeta

Sábado, junio 9th, 2012

Cuba/ ¿Derecho?… mas bien torcido por el estado

ley-prostituida.jpg

Cubamatinal/ Recibí una llamada desde el exterior y el periodista me pregunta en relación al contenido y aplicación de lo que en derecho se conoce como Recurso de Alzada, que en Cuba resulta un asunto problemático.

Por Wilfredo Vallín Almeida

La Habana, 8 de junio/ PD/ En el caso que nos ocupa, el primer problema es que la mutlipremiada compatriota Yoani Sánchez interpuso este recurso contra el Ministro del Interior, general Abelardo Colomé Ibarra.

La razón que asiste a Yoani Sánchez para hacer tal cosa es que en más de quince oportunidades ha sido invitada a recibir sus premios en el exterior del país y nunca ha recibido el correspondiente permiso de salida -también conocido como la “tarjeta blanca”- para obtener, en persona, sus otorgamientos.

El segundo problema es que, en pleno siglo XXI, el mundo ha evolucionado lo suficiente como para que los ciudadanos de un país sean lo más importante para éste. Y eso significa el deber de tratar a esas personas conforme a la dignidad humana que reclamó para los cubanos José Martí, y que ahora proclama la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU.

El tercer problema es que “conforme a la ley” significa que los actos de gobierno y estatales deben tener una fundamentación jurídica y unos procedimientos legales claramente establecidos, de conocimiento y alcance del ciudadano que le permita la defensa de sus derechos de todo tipo.

El cuarto problema es que cuando se actúa ignorando absolutamente esos textos y procedimientos legales que obligatoriamente deben existir, se cae en lo que en Derecho se llama “arbitrariedad” de las autoridades, no muy bien vista en el mundo en los tiempos que corren.

El quinto problema es que la arbitrariedad del párrafo anterior nunca va a ser tolerada indefinidamente por sus destinatarios y que éstos, en su oportunidad comenzarán, como parece lo hace ahora la famosa bloguera, a utilizar los recursos que las leyes nacionales dan…a los inconformes.

El sexto problema es que el problema ahora creado (y valga la redundancia) podía haberse evitado de haberse respetado el artículo 63 de la Constitución de la República: “Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley.”

Quizás de todo esto podría sacarse una buena moraleja o enseñanza: los problemas suelen evitarse… cuando el derecho se respeta.

Acerca de la maldad

Sábado, junio 9th, 2012

Opinión/ Ópticas

maldad_noticias.jpg

Cubamatinal/ Lo primero que se me ocurre precisar es que cuando se hace alusión a la maldad no se hace referencia a aquellos actos que pueden ser viciosos e inconvenientes pero no lesionan derechos de terceros. Los grados de malicia, de perversidad, el engaño, la trampa, el daño, las acciones criminales y las abominables contra personas siempre están conectadas a la demolición de las autonomías individuales de otros.

Por Alberto Benegas Lynch (h)

Nueva York, 9 de junio/ Diario de América/ Vez pasada publiqué una columna en la que como una anotación marginal hice mención a dos libros: Hacia una teoría general de los hijos de puta. Un acercamiento científico a los orígenes de la maldad de Marcelino Cereijido y, de Stanton Samenow, Inside the Criminal Mind. A raíz de mi referencia, me llamó la atención el haber recibido correos en los que lectores me sugieren que me explaye sobre este apunte que deslicé al margen, incluso en número mayor de los e.mails ingresados que aluden al eje central de mi artículo. Pongo entonces manos a la obra, un tema sobre el cual ya he escrito y que ahora estoy en vena de volverlo a hacer explorando otros andariveles.

Lo primero que se me ocurre precisar es que cuando se hace alusión a la maldad no se hace referencia a aquellos actos que pueden ser viciosos e inconvenientes pero no lesionan derechos de terceros. Los grados de malicia, de perversidad, el engaño, la trampa, el daño, las acciones criminales y las abominables contra personas siempre están conectadas a la demolición de las autonomías individuales de otros.

Creo que debe distinguirse el vicio del crimen (que puede o no ser castigado por la ley…incluso hay leyes que son en si mismas criminales). Cuando con razón se dice que “como la luna, todos tenemos nuestro lado oscuro” no necesariamente se alude a la maldad sino al desbarranque personal en la búsqueda de la excelencia y de hábitos viciosos. Lo mismo va para lo que podríamos denominar “la psicología del doctor Jekyll y mister Hyde” (para recordar a Stevenson) donde se exponen dos costados que en el contexto de esta nota que ahora escribimos no alude necesariamente al mal en el sentido de lesionar derechos de terceros (aunque ese ingrediente esté potencialmente presente, no se actualiza debido al autocontrol).

Ahora bien ¿cómo es que se gesta el mal? Es un tema de razonamiento, de modo de ver el mundo y la propia persona del malvado. Es la indiferencia por el daño infringido a otros y la petulancia de considerarse superior al resto de los mortales y digno de satisfacer cualquier demanda respecto a lo que pertenece a otros. Sin duda que la educación influye en las personas para bien o para mal según lo que se trasmita, pero en el caso que nos ocupa se trata de sentimientos, de instintos que marcan la maldad del homicidio, de no hacer llorar y sufrir con deliberación y alevosía al vecino, de no engañarlo y trampearlo, no violar a sus hijas, ni sustraerle sus pertenencias, ni torturar y martirizar al prójimo. La educación y, sobre todo, la autoeducación y el ejercicio diario de abstenerse de observar hechos delictivos contribuye a formar (o, caso contrario, a desformar) la propia sensibilidad, pero no hace que la persona se convierta en una malvada. Todos nuestros ancestros provienen de las cavernas, eran rústicos, brutos y muy precarios pero no necesariamente criminales.

Es de gran interés prestar debida atención a lo que dice Stanton en la obra citada: “Cuando comencé este libro creía que el comportamiento criminal era un síntoma de conflictos enterrados en la persona fruto de traumas y depravaciones de un tipo u otro. Pensaba que los criminales lo eran debido a desórdenes psicológicos de algún tipo, una situación social opresiva o ambas cosas [….] sin embargo, descubrí que debía desaprender prácticamente todo lo que había aprendido en mis estudios de posgrado […] El propósito de este libro es mostrar que nuestras conclusiones habituales sobre las causas de la criminalidad están totalmente equivocadas y por qué las soluciones convencionales no son en absoluto soluciones […] La noción que los desempleados cometen crímenes es absurda, en primer lugar los desocupados no son todos delincuentes, más bien muchos de los criminales no desean trabajos honestos […] Constituye una idea racista de la peor especie el suponer que porque una persona es negra (marrón o amarilla) es inadecuada para asumir su entorno y, por ende, no puede dejar de convertirse en un criminal […] Situaciones económicas difíciles se suelen asociar a la criminalidad […] Si eso fuera correcto tendríamos mucho mas crímenes de los que tenemos. La mayor parte de de los pobres respetan la ley y la mayor parte de los que provienen de hogares destruidos no son delincuentes”. En verdad, el atribuir la criminalidad a la pobreza constituye un insulto gratuito a nuestros ancestros que provienen de las miserias más escalofriantes.

Stanton explica que “Los criminales causan crímenes, no padres inadecuados, la televisión, los colegios, las drogas o el desempleo. El crimen reside en la mente del criminal y no es causada por condiciones sociales […] Todo debe comenzar atribuyendo la plena responsabilidad al autor de las ofensas. Esto significa que la persona es responsable por haber cometido un crimen, independientemente de sus antecedentes sociales o de las adversidades que debió afrontar […] La conducta es consecuencia del pensamiento. Todo lo que hacemos es precedido o acompañado y seguido de pensamientos […] Los criminales aprenden a engañar a psiquiatras y a las cortes para obtener encierros en hospitales que son más cortos y benévolos que hacerlo en prisión […] Los criminales son todo menos enfermos. El criminal es frío, calculador y deliberado en sus acciones. Los criminales distinguen el bien del mal. De hecho, algunos de ellos conocen las leyes mejor que sus abogados […] Los criminales no fueron forzados por otras personas a ser criminales, ellos eligen compañeros que aprecian y admiran […] Al colocarse en la situación de víctimas, buscan la simpatía y mantienen la esperanza de ser absueltos de culpabilidad”.

Thomas Szasz en The Myth of Mental Ilness apunta que no hay tal cosa como “enfermedad mental” ya que la medicina enseña que la enfermedad constituye una lesión orgánica y que, por tanto, es una metáfora muy peligrosa concluir que la mente, la psique o las ideas son susceptibles de estar enfermas en el sentido en el que la patología usa esa expresión, lo cual no excluye la posibilidad de problemas orgánicos (químicos) en el cerebro situación que alude a otro plano de discusión bien distinto.

Hay quienes tienen la manía de atribuir estados de “enfermedad” a todos aquellos cuyas conductas estiman se apartan de la media. En este sentido, es muy provechoso prestar atención al título de una de las obras de Erich Fromm: La patología de la normalidad para mostrar que cada persona tiene sus características especiales sobre las que debe asumir su responsabilidad. La tesis contraria (y la más común) proviene de Sigmund Freud quien era determinista-materialista y, por ende, no creía en la libertad y consecuentemente atribuía todo a causas anteriores, lo cual pone de manifiesto, entre otros escritos, al referir “la ilusión de que existe algo como libertad psíquica […] eso es anticientífico y debe ceder ante la demanda del determinismo lo cual se extiende a la vida de la mente” (Introductory Lectures on Psychoanalysis, en The Standard Edition of the Complete Psychological Works of Sigmond Freud, Londres, Hoargath Press, vol.XV, 1917/1974, p.106), al contrario de autores que se separaron de esa visión como Alfred Adler quien, por ejemplo, respecto a los criminales, escribió que adolecen de “una equivocada concepción del mundo y una equivocada noción de su importancia y de la importancia de otras personas” (en “Individual Psychology and Crime”, Quartely Journal of Corrections, 1930/1977), p.11).

Hace unos días un ex alumno mío me mostraba que había incorporado en uno de sus trabajos en curso, estadísticas de fuentes varias sobre la criminalidad en cierto país en las que se exhibía que el grueso de los crímenes eran perpetrados por jóvenes provenientes de condiciones muy pobres y, también, que la impunidad era grande debido a que la mayor parte de los imputados se los excusaba de la cárcel o, a poco andar, quedaban el libertad. En esa oportunidad pregunté si se había incluido en las referidas estadísticas a llamados empresarios que lucran en gran escala debido al favor oficial pero que, en la práctica, significa esquilmar a la gente como, por ejemplo, cuando se decreta que los bancos no deben devolver los depósitos a sus clientes y así sucesivamente. También pregunté a mi contertulio si había incluido en esos cuadros y gráficos a los crímenes de los narcotraficantes multimillonarios. La respuesta fue que no se incluyeron esos crímenes en ninguno de los dos casos, de lo contrario hubiera quedado en claro que la impunidad es mucho mayor de la que se supone, la edad promedio hubiera subido y los montos también se hubieran elevado exponencialmente.

Por su parte, en el trabajo mencionado de Cereijido se ilustran muy bien maldades de diverso calibre, aunque, de modo contradictorio, el autor suscribe el determinismo físico o materialismo filosófico con lo que la imputación de maldad desaparece debido a la negación del libre albedrío y el dualismo mente/cuerpo, suponiendo que los humanos somos solo kilos de protoplasma (además de los errados supuestos que surgen en el mismo libro donde se instala la suma cero como fundamento de las transacciones de mercado). Los ejemplos de perversidad son múltiples en esa obra.

En este sentido, ni siquiera por haber sido la cuna de la aparición del homo sapiens se respetó a los habitantes del continente africano, puesto como escribe el autor, la “rapiña y abuso omnipresente tuvieron y siguen teniendo alturas de sublime hijoputez. Así, entre 1440 y 1870 se llevó a cabo un tráfico de esclavos que sentó las bases de muchas economías planetarias. Los africanos, hombres y mujeres, luego de su captura, eran trasportados en barcos, sin ropa, ensardinados unos junto a otros y engrillados todo el tiempo; situación en la que hacían sus necesidades, unos sobre otros”. Alude también a quienes roban y saquean en medio de catástrofes como terremotos o inundaciones. Subraya que “el político recurre a usar cierto tipo de palabras, trajes y peinados; se fotografía con su familia y su perro en un lugar apacible de la casa. Y sonríe. Hasta el más truhán logra aparecer en las fotos como un candidato moralmente sano y responsable.

En algunas de éstas, carga con sus brazos a algún bebé desconocido en un acto público para que el retrato sugiera que es humano, sensible y protector”…cáscara del poder para dominar, en este sentido recordemos el aforismo de que “cuando se detenta un martillo, todos los problemas comienzan a parecer clavos”. También Cereijido sostiene que “Una forma menos obvia, pero no por ello menos maligna, es el adoctrinamiento de los niños en dogmas que perjudican su capacidad de interpretar la realidad”. Se refiere a las guerras “habitualmente hechas por unos pocos individuos que poseen gran poder (líderes nacionales, estadistas respetados), quienes en general actúan aconsejados por sus más inteligentes estrategas […] A pesar de que los cuadros los pintan blandiendo su espada a la vanguardia de sus escuadras, los generales están en verdad muy alejados del frente de batalla; normalmente, dejan su espada en el guardarropa y entran a sus despachos para dar órdenes de aniquilar al enemigo sin más agresión o emoción que cuando ordenan al jardinero cortar el césped o regar los jazmines”.

Finalmente, este doctor en fisiología destaca en su libro las iniquidades de la venta de indulgencias, la Inquisición, el robo y la vejación a desvalidos y otras maldades (que, dicho sea al pasar, muchas de ellas nunca aparecieron en las estadísticas de la criminalidad).

Entonces, no es que la maldad resulte irreversible, el tema central es evitar a toda costa formular un diagnóstico equivocado y, a partir de eso, si se quieren corregir estos problemas, lo primero es comprender que el malvado debe asumir toda la responsabilidad y comenzar a desandar el camino percatándose y detectando sus razonamientos desquiciados, lo cual puede ser apoyado y ayudado con el concurso de terceras personas siempre y cuando se lleven a cabo con recursos propios y no succionando el fruto del trabajo ajeno…y menos aun de las propias víctimas de los crímenes.

Finalmente, queda para otro trabajo analizar el mal realizado por personas de buena fe pero que destruyen vidas de otros, por ejemplo, a través del aparato estatal propugnando medidas autoritarias. En este caso, nada calza mejor que aquello de que “el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones”.

En el bando equivocado

Martes, junio 5th, 2012

Latinoamérica/ OEA

oea.jpg

Cubamatinal/ “Desde anoche están reunidos en Cochabamba (Bolivia) los cancilleres del hemisferio con el fin de asistir a la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). La cita anual ha ido perdiendo la relevancia que tuvo en otras épocas, en parte por la pérdida de protagonismo de la entidad y en parte por la abundancia de instancias que le han ido quitando visibilidad al evento.

Bogotá, 4 de junio / Editorial del diario El Tiempo / No hay duda de que la OEA atraviesa una profunda crisis, causada por una escasez crónica de recursos y un liderazgo cuestionable. Pero son las profundas divisiones ideológicas en el continente las que, sobre todo, han entorpecido el avance de una institución en donde las grandes decisiones se toman por consenso.
Sin embargo, la Organización continúa siendo fundamental en un aspecto: el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, compuesto por la Comisión y la Corte Interamericana. Ambas han sido cruciales en la protección de los derechos fundamentales de millones de habitantes y el fortalecimiento de la democracia en la región. Gracias a ellas, se ha salvado la vida de miles de personas, se han reformado constituciones, se han derogado leyes de amnistía que garantizaban la impunidad y se han puesto en marcha políticas para luchar contra la discriminación que afecta a mujeres, afrodescendientes y pueblos indígenas.
A pesar de tales logros -o tal vez a consecuencia de ellos-, algunos países de la región y el propio Secretario General de la OEA se han embarcado en una campaña para afectar gravemente la capacidad de la Comisión de ejercer sus funciones. Con la excusa de un “fortalecimiento”, han propuesto, por ejemplo, limitar la posibilidad de solicitar medidas urgentes de protección para las personas cuyos derechos están siendo amenazados, de señalar a aquellos países en donde existen situaciones que afectan gravemente la vigencia de los derechos humanos, o de silenciar las denuncias de la Relatoría para la Libertad de Expresión.
El tema está ligado a nuestra historia. Fue Antonio Nariño quien tradujo por primera vez la Declaración Francesa de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, y fue precisamente en la tumultuosa Bogotá de 1948 en donde se aprobó la Declaración Americana de Derechos Humanos.
No obstante, desde hace rato, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos ha resultado incómodo para múltiples gobiernos. En épocas recientes, Brasil se molestó por las medidas cautelares concedidas en favor de una tribu indígena que se oponía a la construcción de una hidroeléctrica. Esa incomodidad abrió la puerta para que comenzara un proceso en el cual es claro el ánimo de algunas naciones de recortarles las alas a la Comisión y, en particular, a la Relatoría para la Libertad de Expresión. Ecuador, cuyo presidente anunció su presencia en Cochabamba, quiere ponerle la mordaza a una voz que le ha recordado que es un enemigo de la libertad de prensa.
Colombia se ha sumado en la práctica a aquellos países que buscan debilitar el Sistema. Es válido no estar de acuerdo con las decisiones de la Comisión o de la Corte y discutirlas jurídica y políticamente, pero es inaceptable sumarse a quienes desean disminuirlas. Parecería que hay un espíritu revanchista en un país en el que la violación de los derechos de las personas, nos guste o no, es moneda corriente.
Por tal motivo, es hora de que la Cancillería rectifique en Bolivia las actitudes que ha tenido y que, a la larga, nos pueden generar más problemas en un campo en el que somos muy vulnerables. Colombia debe reiterar su firme compromiso con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y eso solo se logra defendiéndolo expresamente”.

El caro e innecesario jueguito militar

Martes, junio 5th, 2012

Economía/ Armamentismo y estado totalitario… sangría económica de una nación mendicante

militares.jpg

Cubamatinal/ Resido en una zona en la que desde los tiempos de la República hay asentamientos militares, pero de acuerdo con personas que viven en el área desde siempre, en la actualidad hay muchos, muchos más, que antes de la llegada al poder de los guerrilleros marxistas en 1959.

Por José Antonio Fornaris
La Habana, 4 de junio/ PD/ Dentro de ese tejido es normal ver a diario a uniformados, y escuchar, en alguna que otra ocasión, hablar de construcción de túneles. Y también ver, a veces, camiones bajitos, color naranja, con grandes neumáticos, que al parecer son los usados en esos menesteres.

En los años 80, cuando Ronald Reagan era presidente de Estados Unidos, hubo una fiebre de túneles en Cuba. Se construyeron en parques públicos, escuelas y en los más disimiles sitios. Un tiempo después nadie se acordaba de ellos, pero lo que costó hacerlos quedó tapado dentro de ellos. Pero no cabe duda que la costumbre de invertir recursos en la construcción de túneles supervive.
Hace casi 59 años que Fidel Castro, en su autodefensa tras los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, aseguró que en Cuba no era necesario un ejército, y que todo lo que se gastaba en armas y en mantener ese cuerpo armado, debería emplearse en mejorar el nivel de vida de la población.
Claro, de la misma manera que un tiempo después dijo varias veces que no era comunista, y después resultó ser un rojo ortodoxo, así mismo pasó con el asunto de las fuerzas armadas.
De unos 20 mil alistados en el Ejército Constitucional se pasó a cientos de miles de tropas con tres grandes ejércitos: Oriental, Central y Occidental. Y nadie sabe cuánto le cuesta al país mantener a esa gente con toda su logística. Y se debe incluir, además, los privilegios de varios tipo de que gozan los oficiales. A todo eso hay que agregar la llamada Ley del Servicio Militar General, por la cual, miles de trabajadores son cada año sacados de sus ocupaciones habituales y llevados durante varios meses a recibir instrucción militar.
Algunas fuentes independientes afirman que los gastos militares le cuestan a la nación anualmente entre 12 y 15 mil millones de dólares. Pero sea cual sea la cifra, que obligatoriamente tiene que ser alta, eso es un crimen contra el pueblo de Cuba.
Mientras eso ocurre, y lleva muchos años ocurriendo, entre otras necesidades de primer orden, hay una crónica escasez de viviendas y de transporte público, a los niños se les quita la cuota de leche a los siete años de edad, crece el desempleo, los artículos de primera necesidad son pocos y caros y los salarios son totalmente insuficientes para cubrir los gastos básicos de sobrevivencia. El salario promedio mensual es de 418 pesos (un dólar=25 pesos).

Pero si los gastos militares eran innecesarios en 1953 como planteó Fidel Castro, en los tiempos actuales lo son mucho más, porque su objetivo fundamental no parece ser otro que la justificación que tienen los generales para existir.
Cuba es una isla estrecha y corta, con 3 735 kilómetros de costas. No hay que ser un estratega militar para percatarse de que con cohetes, que es posible lanzar desde buques situados a prudencial distancia, a las plantas generadoras de electricidad, a las pocas carretas y vías férreas existentes, el país quedaría paralizado casi de inmediato. Además, con tantas costas, se puede desembarcar por innumerables sitios.

Y a eso hay que agregarle que Cuba no tiene ninguna fuerza económica, y que el enemigo que nos atacaría -eso es lo que nos han dicho durante decenios- es Estados Unidos, la nación más poderosa de la historia de la humanidad.

Tras eso, la humillación militar con la frustración, junto con su familia, para todos los que tienen vocación castrense. Y lo menos que se necesita en Cuba -ya hay bastantes con tantas cosas sin lograr- es más gente frustrada.

Al parecer, una de las urgencias que tendrán que afrontar de inmediato los futuros legisladores, en el momento que se arribe a la democracia, será reducir las fuerzas armadas al mínimo o erradicarlas.

Si los actuales gobernantes hicieran algo parecido, le ahorrarían a la nación muchos sacrificios y privaciones innecesarios. Pero eso es algo casi imposible de que ocurra porque son precisamente los generales los que detentan el poder.

Las farras o las parras de aquel Uvero

Martes, junio 5th, 2012

Opinión/ Historia de Cuba

uvero.jpg

Datos sobre el combate que aparecen en Wikipedia

 

Cubamatinal/ Lo publicó Granma. El pasado martes 29-05-12, se conmemoró en el lugar de los hechos, en la escena del –perdón- en la escena de aquello, el 55 aniversario del llamado “Combate del Uvero” . Por suerte, las últimas y las únicas batallas que han tenido lugar en Cuba, fueron las escenificadas entre el Royal Army y el Royal Navy británicos y el real ejército y armada española durante los siglos XVII y XVIII.
Por Juan Gonzalez Febles
La Habana, 4 de junio/ PD/ Más adelante, se produjeron las sostenidas entre el ejército libertador de Cuba contra el ejército español en el siglo XIX. La última fue escenificada entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la brigada invasora 2506 en 1961, en las arenas de Playa Girón o Bahía de Cochinos, como suelen decirle los yanquis. Esas fueron las únicas batallas y ojala no haya una más.
Desde mi profano punto de vista, batallas fueron Mal Tiempo, Palo Seco, La Sacra, Taironas, Las Guásimas, etc. Allí se enfrentaron ejércitos o cuerpos de ejército dirigidos por generales experimentados de ambas partes. En ellas, un ejército profesional con moral de combate, que nunca ha quedado documentado que recibiera sobornos o participara de arreglos en que el honor militar quedara mal parado, enfrentó a un ejército insurgente mal armado y avituallado pero con una vocación por el heroísmo y una pericia en tácticas y estrategias que contribuyeron exitosamente a superar las deficiencias logísticas y su evidente inferioridad numérica.
En Uvero quizás hubo farras y parras –lo digo por las uvas caletas que dan nombre al lugar- pero no combate. Fue una escaramuza en la que no participaron más de doscientos combatientes. Como comenta jocosamente el hermano de luchas y médico Darsi Ferrer, en las riñas de las cerveceras habaneras hay más violencia en el enfrentamiento que en la sobre dimensionada acción de Uvero. Yo agregaría que -educación verdeolivo mediante- hay más violencia y más riesgo en una fiesta de quince del hombre nuevo, que en aquellas exageradas escaramuzas.
Pero a diferencia con Napoleón Bonaparte, esta gente dispone de Granma y desde sus páginas, todo es posible. Como ya ha sido dicho, si Bonaparte hubiera dispuesto de su periódico Granma, los franceses no se hubieran enterado de que perdió en Waterloo. Es por eso que una escaramuza insignificante entre guardias rurales abúlicos en un cuartelito perdido en la manigua y una variopinta partida armada integrada en parte por revolucionarios profesionales, marginales, cuatreros y cualquier otro desclasado perdido en esos caminos de Dios, resultó elevada a la categoría de combate. Quizás por eso el arrogante y siempre incompetente condotiero argentino Ernesto Guevara, lo llamó el combate que marcó la mayoría de edad de la guerrilla. ¡Qué tipo más presuntuoso!
En la lucha por lograr la absolución histórica, los históricos son capaces de pintar Coca Cola en el aire. Ahí tenemos la “invasión de oriente a occidente” que dicen, llevaron a cabo los comandantes Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara en 1958. Uno debe creer que atravesaron la llanura camagüeyana a golpe de pura testosterona y que esto es posible en presencia de una fuerza aérea. Si no hubiese sido por los sobornos aceptados por el entonces ejército constitucional de la república, jamás habrían salido de las montañas orientales.
Aunque el desaparecido comandante Camilo Cienfuegos, llamado “señor de la vanguardia” era ciertamente un hombre corajudo, no llena casillas frente al Mayor general Ignacio Agramonte, llamado entre los suyos “El Mayor”. No las llena como táctico y mucho menos como estratega. De estatura moral, es mejor no hablar. No concibo a Agramonte fusilando o permitiendo que se fusile a un adolescente por robar latas de leche condensada.

Los verdaderos héroes del Uvero y otras escaramuzas, quizás se murieron de pena y vergüenza en tierras del exilio. A fin de cuentas fue con dinero salido de sus cuentas bancarias que el comandante llegó y consiguió mandar a parar todo. Las victorias estratégicas y la invasión a occidente de Cienfuegos y Guevara, anduvieron financiadas por aquellos que ayer les molestaba que Batista no fuera blanco, como a algunos de sus descendientes les molesta en la actualidad que Obama sea negro.
Sería muy interesante invitar a sus descendientes a disertar sobre el tema en un próximo seminario. Quizás Monseñor Ortega y el teniente, perdón el vocero Márquez recojan la iniciativa. Estoy seguro que será un excelente principio para una verdadera reconciliación nacional. Quizás hasta asistan Chita, Fanjul y Saladrigas. Quién sabe.

La Mariela de la disputa

Martes, junio 5th, 2012

Opnión/ ¡Ay, Mariela!… hija de papá y  sobrina de su tío.

mariela-castro-espin.jpg

Sra. Mariela Castro.Foto: Juan A. Madrazo

Cubamatinal/  Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, la cara amable de la dinastía Castro Ruz, recibió la visa del gobierno de los Estados Unidos para visitar ese país y participar en acciones “académicas”. No viajó sola. Le acompañaron otros sesenta funcionarios del gobierno cubano con ropaje intelectual. Su presencia en el vecino del norte disparó la polémica de las relaciones Cuba-Estados Unidos.
Por Julio Antonio Aleaga Pesant

La habana, 5 de junio/ PD/ Los que aprueban la visita, consideran importante abrir todas las posibilidades de intercambio, académicas, culturales, profesionales y comerciales, sin restricciones. Estas buenas personas consideran que al abrir las puertas de par en par, siempre habrá una posibilidad de cambiar el rígido sistema de caudillo único de cincuenta y tres años imperante en la isla.
Entre los opuestos a la visita de Mariela Castro se plantea la presencia del contratista norteamericano Alan Gross en las prisiones cubanas condenado a 15 años, como un indicador en contra de la decisión de la Secretaria de Estado.
Otros sustentan el antecedente de los viajes de “la primada” a Estados Unidos en 2001 y 2003, sin considerar que diez años pesan lo suficiente y la proyección política de la otrora sobrina del dictador es sensiblemente mayor ahora, como relacionista pública de la dictadura.
Pero la mayoría refiere que ser “hija y sobrina” la compromete seriamente en el proceso de toma de decisiones del gobierno que viola las libertades individuales, económicas y culturales, sin indagar en la transparencia de sus cuentas económicas personales, más allá de su “defensa de conguita” del tema de la homosexualidad revolucionaria.
Interpelada sobre el tema de la visita de la cubanita que nació hace medio siglo, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, señaló. “Nosotros no relacionamos la política de emisión de visas en casos como este con nuestra relación general con los países en el plano económico, político y de derechos humanos”.
No dejó claro la Nuland en qué se basa la extensión de visado. Pero deja entrever una señal a los Castro para entrar en el juego político yanqui, o por lo menos, la oportunidad de los vecinos de acercarse y oírle el discurso de cerca a la sexóloga, toda vez que lo que ella escuche será trasmitido directamente al General.
En la acera de enfrente, en la polémica también, se encuentran quienes no entienden como visan a la “Castro-princesa” y dejan en la estacada a los expresos políticos cubanos varados en España. Esos defensores de la democracia en su tierra, desterrados gracias a las negociaciones entre el canciller español Miguel Ángel Moratinos, el Cardenal Ortega Alamino y el General Castro Ruz, obligados a recorrer el desierto del exilio en la geografía ibérica, sin poder dar sustento a sus familias, solicitan desde hace un año el poder viajar a los Estados Unidos.
No obstante los tejemanejes no quedan ahí. Una autodenominada Red Protagónica Observatorio Critico, pone otro tema sobre la mesa: la negación del visado a un grupo de once funcionarios de la Universidad de La Habana, de entre 70 miembros de la delegación, entre los que se encuentra Mariela, que participó en el 30 Congreso de la Asociación de Estudios de América Latina (LASA).
En un documento hecho público la OC, “rechaza la práctica de visados caprichosos, con los cuales los gobiernos obstaculizan el libre intercambio de conocimientos y establecimientos de redes de apoyo entre iguales”.
Uno de los vetados, el conocido agente de la DGI y director durante veinte años del estratégico Centro de Estudios sobre Estados Unidos (CESEU), una institución financiada por el Comité Central del Partido Comunista y regentada por el Ministerio del Interior, apuntó para IPS. “Entre las personas a las que se le niega la visa están aquellas que más experiencia han tenido en LASA, que han estado innumerables veces en los Estados Unidos y trabajado durante años en el intercambio académico por vía de LASA”.
Es como si Miguel Barnet fuera menos comisario que Esteban Morales, Roberto Zurbano, Oscar Zanetti o Carlos Oliva.
En mi opinión, el visado a Mariela Castro y comparsa es parte de la dicotomía política del gobierno de los Estados Unidos. Por una parte, mantiene el embargo comercial sobre la isla, sus habitantes e instituciones independientes y por otra, permite que los personeros del régimen se paseen libremente por su territorio, haciendo propaganda a la dictadura y engordando las cuentas bancarias de sus testaferros y compinches.
Si tienen dudas sobre el tema, les recuerdo que recientemente se reunió el Taller Académico Cuba Estados Unidos (TACE), integrado por académicos norteamericanos y cubanos, que propuso recomendar a Washington la eliminación de Cuba de la lista de estados que promueven el terrorismo. Al gobierno de La Habana no lo tocó ni con el pétalo de una rosa, aunque, por ejemplo, no condenó los bombazos que sus ahijados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, sonaron recientemente con saldo de muertos, heridos y pérdidas materiales.
Los académicos reunidos -nueve norteamericanos y ocho de la Universidad de La Habana, mas invitados- presentó sus recomendaciones tras reunirse nada menos que en seis ocasiones desde el año 2009.

Dice Andres Serbinde, presidente de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), que los miembros de la TACE son académicos con experiencia en cargos oficiales y con acceso a funcionarios claves. Y eso en el caso cubano, sabemos lo que quiere decir.

Una nueva ilegalidad

Martes, junio 5th, 2012

Deportes/ Opinión

play-off.jpg

Cubamatinal/ En el tiempo que llevo escribiendo artículos periodísticos, he evitado siempre el tema deportivo: me considero apenas un diletante. Ante la erudición que demuestran especialistas como Iván García y otros informadores independientes, pienso que cualquier intento mío sólo me haría aparecer como un improvisado.

Por René Gómez Manzano
La Habana, 5 de junio/ Cubanet/ Sin embargo, un episodio del reciente play-off final de la Serie Nacional de Béisbol, entre los equipos Industriales y Ciego de Ávila, me ha animado a abandonar por una vez esa regla a la que me atuve durante años. En mi descargo puedo señalar que soy abogado, y —como se verᗠmis consideraciones tienen un carácter casi más jurídico que deportivo.

El quinto juego, último que debía celebrarse en la ciudad de la Trocha, resultó ser el conclusivo. Fue preciso ir a un alargue, pues el noveno inning terminó con los rivales empatados a tres carreras. En la mitad final del undécimo, con un avileño en segunda base, el bateador hizo una buena conexión pegada a la línea del jardín derecho. Fue entonces que se armó la gorda.

Ante todo, una aclaración: Varias de las complejas reglas que rigen la práctica de este deporte en Cuba —de modo especial las números 3.17 y 7.11— prohíben que los jugadores de un equipo interfieran a los contrarios.

Quien sepa un poco de pelota, aunque ignore el texto de esas normas, sabe en la práctica que ellas imperan: los únicos miembros del equipo a la ofensiva que pueden estar en el terreno son el bateador y, en su caso, los corredores en base. Esto lo aconseja hasta el simple sentido común, pues cualquiera comprende que, si los miembros del equipo atacante deambulasen a su antojo por el campo, interferirían las acciones defensivas de sus contrarios.

Hago este comentario por las circunstancias que rodearon el lance final de ese último juego. Al ser conectado el batazo decisivo, los jugadores avileños invadieron de inmediato el terreno. Se vio entonces el espectáculo grotesco del corredor que estaba en segunda (quien debía anotar la carrera de la victoria) avanzando hacia el home en medio de decenas de sus compañeros de equipo.

Se violaron —pues— las reglas vigentes. Cuando se produjo la invasión del campo, el desafío no había terminado todavía: continuaba empatado a tres carreras, por la sencilla razón de que quien corría para anotar la cuarta de los avileños (la anotación definitoria) aún no había pisado la goma.

Lo que sigue entra en el campo de la especulación pura: De haber mediado otras circunstancias, ¿hubiera podido el corredor ser puesto out en home? En mi opinión, no. Pero un juego —sobre todo uno tan importante— no puede decidirse en base a valoraciones especulativas. Lo evidente es que, de haber llegado el tiro salvador, poco habrían podido hacer los industrialistas, debido a la interferencia de sus adversarios.

Ante esa realidad: ¿Qué hicieron los seis ompayas? Nada. Pero no detengamos nuestras preguntas en esos árbitros de nivel inferior. ¿Cómo actuaron las autoridades deportivas y los jerarcas comunistas en general? ¿Qué dice al respecto el doctor Antonio Castro Soto del Valle, hijo del ex dictador y flamante Zar del Béisbol Cubano?

Esos personajes no sólo no hicieron ni declararon nada, sino que los presentes en el Estadio “José Ramón Cepero” de la capital avileña, incluyendo al Primer Secretario del partido único en la provincia, participaron en la premiación realizada acto seguido, con lo cual se hicieron cómplices de la grave infracción cometida.

Hay que decir que el sospechoso silencio abarca no sólo a las autoridades, sino también a los cronistas deportivos. A ninguno de ellos se le ha ocurrido comentar esa violación grosera y evidente de las reglas que rigen el béisbol. Al parecer —pues— se ha lanzado desde las altas esferas otra consigna de silencio; una más. ¿Será que, para el régimen, resultaba más deseable la primera victoria de los avileños que la décimo tercera de los Industriales?

Es lamentable que los miembros del equipo Ciego de Ávila, en su desesperación por empezar a celebrar la victoria por la que tanto —y tan bien— habían batallado, enturbiaran el lance final del campeonato. Pero peor aún es que quienes están llamados a hacer respetar las reglas se hayan hecho cómplices de su descarada violación.